Silvia Núñez.21 marzo
La policía fue la primera en llegar al lugar para controlar la seguridad mientras llegaba el OIJ. Archivo
La policía fue la primera en llegar al lugar para controlar la seguridad mientras llegaba el OIJ. Archivo

Lo que empezó como una noche tranquila entre compas resultó ser una trampa mortal para un joven, de 28 años.

Un hombre identificado como Oldemar Solano Carillo decidió el sábado irse a quedar a dormir a la casa de un amigo, ubicada en San Juan de Dios de Desamparados, donde se organizó una actividad entre varios conocidos suyos.

Luego de pasarla rico y vacilar un rato con ellos, Solano al parecer, quiso ir a echarse un sueñito, momento que fue aprovechado por el asesino para matarlo a balazos.

Según informes del Organismos de Investigación Judicial (OIJ), otro hombre que se encontraba con ellos lo asesinó de un disparo en la cara y otro en el pecho.

El hecho ocurrió a eso de las 9 p.m., en un sector conocido como La Carbonera. El sospechoso huyó del lugar.

Agentes judiciales llegaron a la escena a para hacerse cargo del cuerpo y cuando lo identificaron lograron descubrir que Solano no era ningún santito, ya que era uno de los fugitivos más buscados por ellos desde el 2016.

El ahora fallecido había sido sentenciado a 6 años de cárcel por el delito de robo agravado, pero se encontraba en fuga.

Ahora los agentes encargados del caso tratan de determinar qué fue lo que ocurrió entre los que estaban en esa casa minutos antes del homicidio y dónde se encuentra el que jaló el gatillo.

El cuerpo de Solano fue llevado a la morgue judicial donde están a la espera que sus familiares lleguen a retirarlo.