Rocío Sandí, Keyna Calderón.8 noviembre
Shirley Núñez Sánchez perdió parte de un brazo cuando era niña al caerse de un árbol. Foto: Keyna Calderón.
Shirley Núñez Sánchez perdió parte de un brazo cuando era niña al caerse de un árbol. Foto: Keyna Calderón.

Shirley Núñez Sánchez le había dicho, hace tiempo, a la mamá que cualquier día podía amanecer muerta ya que el esposo la había amenazado en repetidas ocasiones.

La noche de este miércoles el hombre, de apellido Solano y de 43 años, pasó de las palabras a los hechos y le clavó un cuchillo en el cuello a la mamá de sus cuatro hijos.

El ataque se dio a pasadas las 10 de la noche en El Bosque de Oreamuno, en Cartago. Los hijos estaban descansando cuando escucharon un grito aterrador.

“El hijo menor de Shirley se fue corriendo al cuarto de los papás y cuando encendió la luz vio a la mamá herida. Mientras él la revisaba el papá salió corriendo de la casa y cerró el portón de afuera para que no pudieran perseguirlo”, contó Ana Isabel Sánchez, mamá de Shirley, quien vive a la par de dónde se dio el ataque.

“Nosotros ya estábamos acostados pero escuchamos a mis nietos pegar unos gritos horribles pidiendo ayuda, por lo que fuimos a ver qué pasaba”, agregó.

Roxana Núñez y Ana Isabel Sánchez, hermana y mamá de la víctima, no saben si algún día podrán perdonar al agresor. Foto: Keyna Calderón.
Roxana Núñez y Ana Isabel Sánchez, hermana y mamá de la víctima, no saben si algún día podrán perdonar al agresor. Foto: Keyna Calderón.

Luego de unos minutos de desesperación, que se hicieron eternos, el adolescente encontró la llave del candado del portón que estaba tirada cerca y pudo abrir para que entraran a la casa los abuelos. La impresión fue tremenda porque la mamá, de 40 años, tenía el puñal metido en el cuello.

Poco después llegaron la Policía y la Cruz Roja. Los paramédicos se llevaron a la herida para el Hospital Max Peralta de Cartago, donde la operaron de inmediato.

Mientras tanto los oficiales de la Fuerza Pública empezaron la búsqueda de Solano y poco después lo encontraron escondido en un potrero. Fue llevado a la Fiscalía.

Se está recuperando

Krisia Díaz, directora del centro médico, dijo la mañana de este jueves que Shirley se está recuperando satisfactoriamente.

Por fortuna el puñal no tocó ninguna vena ni arteria importante y eso ha favorecido su condición.

La doctoradijo que el mismo miércoles la víctima conversó con la policía sobre el ataque, ya que llegó al hospital consciente y orientada.

El sospechoso huyó de la casa y cerró el portón con candado para que no pudieran seguirlo. Foto: Keyna Calderón.
El sospechoso huyó de la casa y cerró el portón con candado para que no pudieran seguirlo. Foto: Keyna Calderón.

Doña Ana Isabel comentó que este jueves en la tarde iría a ver a su hija al hospital y espera poder llevarla pronto a la casa.

“Ella es muy fuerte, cuando tenía como 10 años se cayó de un árbol y a raíz de eso le cortaron parte de un brazo. Debido a eso ella sufre muchas depresiones, pero con la ayuda de Dios y el deporte ha salido adelante; a Shirley le encanta correr y eso la mantiene tranquila".

Por su parte Roxana Núñez, hermana de la víctima, dijo que además de estar preocupada por el estado de salud de su allegada, también siente angustia porque Solano (el agresor) era el soporte económico de sus cuatro sobrinos y temen que ahora pasen necesidades.

De acuerdo con información del Observatorio de violencia de género contra las mujeres y acceso a la justicia, del 1 al 29 de octubre se registraron cinco femicidios, la cifra estuvo a un caso de alcanzar el mes de marzo, periodo en el que ocurrieron más crímenes de este tipo. En lo que va del año ya 20 mujeres han sido asesinadas.

Dixie Mendoza Chaves, coordinadora del Observatorio, explicó que están investigando las circunstancias que habrían provocado este pico de agresiones en octubre, pues durante los pasados cinco meses se mantuvo un promedio de dos casos mensuales.