Por: Adrían Galeano Calvo.   2 noviembre, 2018

Grettel Quesada Hernández fue detenida este jueves 1 de octubre por las autoridades por tercera vez en 20 años. ¿Seguirán siendo los jueces igual de alcahuetas con ella?

Resulta que esta mujer fue condenada a 20 años de prisión en el año 2000 por matar a su bebita, Melina Quesada Hernández, de tan solo un mes y tres días de nacida, pese a eso recibió dos beneficios para salir de la cárcel y en ambas se desapareció del mapa.

La pequeñita murió el 25 de agosto de 1998 en el hospital San Francisco de Asís, en Grecia, adonde la llevaron con golpes en el pecho.

De acuerdo con la oficina de prensa de la Policía Municipal, la tercera detención se llevó a cabo en las afueras de un hotel ubicado en Avenida 4 y Calle 8 en Chepe, en donde Quesada estaba junto a un hombre que en apariencia estaba vendiendo drogas.

Al consultar los registros, los uniformados se dieron cuenta que la mujer tenía una causa pendiente por homicidio, por lo que de inmediato la detuvieron.

Misma jugada

El Ministerio de Justicia confirmó que Quesada recibió un beneficio para ser pasada de la cárcel Vilma Curling (Buen Pastor) al centro semiinstitucional San Agustín en Heredia, en diciembre del 2014. La mujer tenía que llegar a este centro una vez cada 15 días.

Sin embargo, ella incumplió esta medida, pues desde el viernes 14 de setiembre de este año no volvió a aparecer, por lo que a las autoridades penitenciarias giraron una orden de captura.

Quesada está de nuevo encerrada en la cárcel El Buen Pastor Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Esta era la segunda ocasión en la que la mujer aplicaba la misma jugada, pues en diciembre del 2011 había recibido un primer beneficio para pasar al sistema semiinstitucional por cumplir el tercio de la pena, pero también aprovechó esa oportunidad para no regresar.

Luego de que se giró la orden de captura, el OIJ sacó a Quesada en la lista de las 10 personas más buscados en el país, lo que les permitió detenerla en octubre del 2012.

Nueva oportunidad

En este caso, lo que más llama la atención es que la mujer recibió por segunda vez el mismo beneficio de salida, pese a que en la primera oportunidad lo aprovechó para pintarle la cara al sistema judicial.

Desde el Ministerio de Justicia y Paz explicaron que el segundo beneficio se le dio luego de que en el 2014 el centro Vilma Curling volviera a recomendarla para un centro semiinstitucional, “en razón del cumplimiento que mostraba con el plan de atención técnica, y que por su perfil, no se le consideró persona peligrosa”.

Quesada primero fue enviada al centro semiinsticional de San Ramón y como cumplió con todas las medidas, ese mismo centro recomendó que se le hiciera un cambio de domicilio, el cual fue aprobado por el Instituto Nacional de Criminología, por eso fue pasada al centro de San Agustín. Luego de eso fue que se volvió a esfumar.

Desde el Ministerio de Justicia indicaron que a Quesada solo le hacían falta dos años de cárcel, pero debido a esta nueva evasión van a tener que hacer una liquidación de la pena, es decir, recalcular cuánto tiempo más se le debe sumar a la condena que le quedaba. La mujer ya se encuentra encerrada de nuevo en el Buen Pastor.