Rocío Sandí, Adrían Galeano Calvo.7 noviembre, 2019

Mario Brenes, hermano del cura detenido como sospechoso de abandonar a su sobrinito en el desierto de Arizona, Estados Unidos, dijo que su familia está muy tranquila porque saben que el sacerdote saldrá bien librado.

“Él tiene mucha fortaleza espiritual y se va a defender con la verdad. Él solamente le hizo un favor a la cuñada, pero todo se ha malinterpretado y se ha distorsionado la realidad de los sucesos”, añadió.

Pese al duro golpe que recibió la familia con la detención del sacerdote, ocurrida este miércoles en Carrillo de Guanacaste, don Mario dijo que han encontrado mucha fuerza en Dios y en todas las personas que conocen y aprecian a su hermano.

“La familia se siente muy agradecida con el apoyo de las comunidades donde él ha estado como cura párroco, ese apoyo moral le ha ayudado mucho a mi mamá, que es una adulta mayor que ha pasado por tres derrames cerebrales”, detalló.

Brenes fue detenido este miércoles frente a la casa cural de Sardinal de Carrillo, Guanacaste. Foto: Policía de Migración.
Brenes fue detenido este miércoles frente a la casa cural de Sardinal de Carrillo, Guanacaste. Foto: Policía de Migración.

Don Mario dijo que el respeta todas las opiniones negativas dadas por falta de información y agradece las positivas, pero fue claro al decir que no está de acuerdo con que su hermano sea tratado como un delincuente, pues es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

“La familia Brenes Villalobos se pone a la disposición de las autoridades para cualquier consulta de aclaración de los hechos”, dijo Mario Brenes, hermano del cura.

“Confiamos en el buen juicio de las autoridades que están llevando la investigación.

"De mi hermano pienso que como cualquier persona que es tratada de esa forma se siente emocionalmente quebrantado, por como fue mal manipulada la información, pero confiamos en las autoridades y él está en disposición de dar declaraciones a las autoridades para aclarar los hechos tal y como ocurrieron”, aseguró.

Liberado

El Ministerio Público confirmó que la noche del miércoles un juez dejó libre y sin medidas cautelares al cura de apellidos Brenes Villalobos, de 47 años.

La Fiscalía informó por medio de un correo electrónico que la decisión fue tomada en una audiencia que se llevó a cabo en los Tribunales de San José, luego de que Brenes fuera llevado vía aérea desde Liberia hasta la capital.

El pequeño fue encontrado por oficiales estadounidenses. Crédito: Customs and Border Proteccion.
El pequeño fue encontrado por oficiales estadounidenses. Crédito: Customs and Border Proteccion.

El Ministerio Público no quedó nada contento con la decisión del juez y apeló la medida, ya que el fiscal que lleva el caso había pedido que se le impusiera al sospechoso las medidas cautelares de presentarse a firmar una vez al mes; impedimento de salida del país y entrega del pasaporte y no comunicarse por ningún medio con víctimas y testigos.

Ahora las autoridades judiciales se encuentran a la espera de que el Tribunal Penal señale una nueva audiencia en la que tratarán de demostrar la necesidad de que Brenes cuente con esas medidas cautelares, a fin de evitar que el sacerdote intente escapar para evadir los cargos que se le achacan.

“Confiamos en el buen juicio de las autoridades que están llevando la investigación", dijo Mario Brenes, hermano del cura.

Al religioso le atribuyen los delitos de tráfico ilícito de migrantes y abandono de incapaz, ya que él habría llevado al pequeño hasta el desierto y lo habría dejado ahí con la intensión de que otra persona lo recogiera para llevarlo a Estados Unidos para reunirlo con los papás que viven en ese país en condición migratoria irregular.

Los familiares del cura dicen que él solo trató de reunir el niño con los papás. Foto: Policía de Fronteras de Estados Unidos.
Los familiares del cura dicen que él solo trató de reunir el niño con los papás. Foto: Policía de Fronteras de Estados Unidos.

El menorcito fue encontrado el 19 de junio del 2018 en medio del desierto y fue rescatado por oficiales gringos. Fue hasta dos meses después que el Gobierno estadounidense entregó el niño a los papás.

Para los investigadores no fue difícil llegarle a Brenes, ya que él salió de Costa Rica en avión con el pequeño con destino hacia México y luego de llevarlo al desierto le dio instrucciones para que continuara el viaje solito. Un día después el cura regresó a Costa Rica sin el sobrino.

Además, cuando los oficiales dieron con el chiquito le encontraron un papel con varios números de teléfono, entre ellos el del religioso.