Rocío Sandí.26 junio, 2018
Los despachos que tienen más expedientes judiciales abiertos son Goicoechea, Alajuela y Desamparados. Foto: Pablo Montiel.
Los despachos que tienen más expedientes judiciales abiertos son Goicoechea, Alajuela y Desamparados. Foto: Pablo Montiel.

La jueza Adriana Fernández asegura que en muchos casos los papás y mamás usan a sus hijos para conseguir lo que quieren cuando de pensiones alimentarias se trata.

Ella es la coordinadora del Juzgado de Pensiones de Alajuela y a lo largo de 15 años ha acumulado mucha experiencia y ha visto todo tipo de casos.

“Yo he trabajado en esto muchos años y con el tiempo uno aprende a detectar cuando hay algo oscuro en los casos, lo más importante de todo es revisar siempre las pruebas de todos los expedientes y escuchar a las dos partes porque hay gente que hasta miente para conseguir una pensión. Muchos papás y mamás usan a los menores, los niños son las víctimas”, aseguró.

Fernández dice que los citadores judiciales siempre hacen un esfuerzo por convencer a las personas citadas a las audiencias o juicios, por que es mucho mejor que expongan su caso, ya que si faltan, o se esconden, el juez solo tiene la versión de la otra parte.

Maiquel Mora es uno de los privados de libertad por no pagar pensión. Él se queja por el montón de cucarachas que hay en la cárcel. Foto: John Durán.
Maiquel Mora es uno de los privados de libertad por no pagar pensión. Él se queja por el montón de cucarachas que hay en la cárcel. Foto: John Durán.

“Hay casos de casos, algunos muy duros, recuerdo una vez la historia de una pareja que tenía cinco hijos y se separó y cuando la mujer puso la demanda de pensión en el proceso todos, hasta el demandado, nos dimos cuenta que en realidad de los cinco chiquitos solo uno era de él, los otros eran de otros papás.

“Ese señor en la audiencia veía a los niños y ellos le hablaban como si nada por que él era el único papá que conocían; el hombre con lágrimas en los ojos me decía: ¡yo los amo, para mí son míos!

“En otro caso una vez una mujer puso también una demanda de pensión alimentaria contra el hombre con el que estaba casada, pese a que ya tenía otra pareja y sabía perfectamente que ese nuevo compañero era el verdadero papá del hijo. Mientras estábamos en la audiencia la mujer tuvo que confesar que en realidad el hombre al que le estaba pidiendo la pensión no era el papá del hijo”, contó la jueza.

Otra de las situaciones que recuerda la trabajadora judicial es la de una mujer que llegó reclamando por que le bajaron el monto que recibía por mes.

Julio Guillén trata de ponerle la mejor cara posible al encierro. Foto: John Durán.
Julio Guillén trata de ponerle la mejor cara posible al encierro. Foto: John Durán.

“Un hombre tuvo dos hijas con una pareja y cuando se separaron él empezó a darle ¢500 mil cada mes. En determinado momento ese montó cambió y él papá de las chiquitas empezó a darle solo ¢200 mil, por lo que la mujer llegó diciendo que de forma antojadiza la expareja le rebajó la pensión.

“El día de la audiencia previa yo le pregunté al señor que porqué había bajado el monto y él me explicó que antes trabaja en Estados Unidos y ganaba bien, pero que por la recesión lo habían despedido y tuvo que venirse para Costa Rica y lo que consiguió fue un trabajo en el que le pagaban ¢320 mil, con los rebajos de ley lo que le quedaba libre era como ¢280 mil, pero con tal de que las hijas estuvieran bien él les daba ¢200 mil”.

La jueza asegura que así como hay mujeres que se quieren pasar de listas con mentiras y engaños, también hay muchos hombres que se niegan a hacer frente a la responsabilidad que tienen con sus hijos.

“Es muy lamentable, pero los casos que más se dan son los hombres que se olvidan de sus hijos y hasta terminan manteniendo los chiquitos de sus nuevas parejas y se niegan a ver por los de su propia sangre, como si los niños tuvieran la culpa de que los papás se separen.

En el pabellón B del ámbito de pensiones de La Reforma hay 58 privados de libertad. Foto: John Durán.
En el pabellón B del ámbito de pensiones de La Reforma hay 58 privados de libertad. Foto: John Durán.

“Es cierto que toda persona puede rehacer su vida con otra pareja y si desea tener hijos puede hacerlo, pero sabiendo las responsabilidades que tiene y con la certeza de que puede cumplir con ellas”, explicó la funcionaria judicial.

“Hace poco atendí un caso en el que a un hombre le habían fijado una pensión de ¢95 mil por una hija y ahora, nueve años después, llegó pidiendo un rebajo porque dice que las circunstancias económicas han cambiado para él, claro que cambiaron porque se volvió a casar y tiene otros hijos, pero la hija mayor no tiene porqué pagar por las decisiones del papá”, relató.

Buscan evitar injusticias

Actualmente la decisión de cuánto debe pagar una persona por pensión alimentaria depende solo del criterio del juez.

Debido a eso, el abogado Arcelio Hernández, miembro de la Asociación Igualdad de Derechos para los Hombres elaboró unas tablas orientadoras basadas en el modelo que usan las autoridades españolas para fijar este tipo de cobros.

Los reclusos se quejan mucho de la comida que les dan, dicen que no tiene buen sabor. Foto: John Durán.
Los reclusos se quejan mucho de la comida que les dan, dicen que no tiene buen sabor. Foto: John Durán.

“En muchos países, entre ellos Estados Unidos, Alemania, México, Puerto Rico y España, se usan unas tablas para orientar a los jueces sobre cómo debe establecerse el monto de pensión para cada persona.

“En algunos países esas tablas son vinculantes, es decir, el juez tiene que poner el monto que dice ahí, pero en otros, como España, es solo una guía y al final es el juez el que determina el monto que queda como pensión”, explicó Arcelio.

El abogado calculó las tablas basándose en los datos de la encuestas de hogares del INEC para justificar los montos de las pensiones según los gastos de las familias dependiendo del tipo de ingreso que tiene y el nivel de vida que llevan.

“Nosotros enviamos las tablas a la Comisión de Familia de Poder Judicial y el análisis que ellos hicieron fue muy positivo; sin embargo, luego de eso nos dijeron que era necesario enviar las tablas a la Escuela de Estadística de la UCR para que ellos las revisaran por una cuestión de transparencia, pero nos salieron con que para eso no hay presupuesto.

Los deudores duermen en camarotes de madera con espumas en lugar de colchones. Foto: John Durán.
Los deudores duermen en camarotes de madera con espumas en lugar de colchones. Foto: John Durán.

“Debido a eso estamos proponiendo las tablas como un proyecto de ley porque sentimos que si se llega a aprobar, podría evitar injusticias”, argumentó Hernández.

La asociación también está impulsando un proyecto de ley que pretende poner una especie de seguro a las pensiones.

“La idea es que a las pensiones se les suba un 2% y que ese dinero extra que se va a recaudar, sirva de seguro en caso de que la persona que paga la pensión se quede sin trabajo o sufra algún accidente, por ejemplo. Eso garantizaría que el beneficiario no va a dejar de recibir el dinero que necesita”, narró Arcelio.

La Teja intentó conocer la posición de la Corte Suprema de Justicia sobre el tema de las tablas orientadoras, pero el departamento de prensa dijo que no se referirían al caso, argumentando que es un tema que podría limitar la libertad de decisión de los jueces.

Algunas veces los privados de libertad tiene que hacer hasta una hora de fila para poder hablar por teléfono. Foto: John Durán.
Algunas veces los privados de libertad tiene que hacer hasta una hora de fila para poder hablar por teléfono. Foto: John Durán.
Pensiones millonarias

Según datos del Observatorio de Género del Poder Judicial en el país existen:

  • Una pensión superior a los ¢7 millones.
  • Cuatro entre los ¢6 y ¢7 millones.
  • Cuatro entre los ¢5 y ¢6 millones.
  • Cinco entre los ¢4 y ¢5 millones.
  • Once entre los ¢3 y ¢4 millones.
  • 34 entre los ¢2 y los ¢3 millones.
  • 207 entre ¢1 y ¢2 millones.