Adrían Galeano Calvo.19 febrero, 2018
El ministro Mata pedía que Akl fuera echado del país o que siguiera en la cárcel. Foto Archivo.
El ministro Mata pedía que Akl fuera echado del país o que siguiera en la cárcel. Foto Archivo.

El ministro de Seguridad, Gustavo Mata, la pulseó por todos lados para que Ziad Akl, hermano del libanés asesinado en Escazú en marzo de 2017, fuera expulsado del país; sin embargo, la jueza a cargo del caso ordenó que lo soltaran y le dieran permiso de quedarse en Tiquicia seis meses.

Akl salió de La Reforma (donde cumplió 9 meses de prisión preventiva) el viernes 16 de febrero luego de que una jueza de Pavas, de apellido Rodríguez, le cambiara la medida cautelar a impedimento de salida, mantener un domicilio fijo y firmar cada 15 días.

Esta noticia hizo que Mata ordenara la detención administrativa del libanés el mismo viernes dado que estaba en una condición migratoria irregular. Mata explicó que lo hacía con la intención de que la jueza le diera pelota para sacarlo del país.

Pero las cosas no salieron como lo esperaba, la jueza más bien ordenó que Akl fuera liberado y que Migración le diera un permiso para estar en el país durante los próximos seis meses mientras sigue siendo investigado por los delitos de tentativa de homicidio, privación de libertad agravada, extorsión y violación de domicilio.

Ola de violencia

Esta situación le cayó como un baldazo de agua fría a Mata, quien dijo que respetaba las decisiones judiciales, pero en este caso no la comparte.

“Me preocupa que la puesta en libertad de dicho sujeto genere más violencia en el país. No se descarta que cualquier grupo delictivo asuma alguna posición radical en la que incluso terceros inocentes resulten afectados”, dijo el ministro.

Mata dice que quedó amarrado de manos ante la posición que tomó la jueza Rodríguez, pero aseguró que no le quitará los ojos de encima a Akl, incluso estará muy pendiente de la forma en que se resuelva su caso.

“Aquí lo que corresponde es que se someta a un juicio, si es culpable se condena, pero si dicen que es inocente nosotros lo agarramos y lo expulsamos. Yo esperaría que el juez le amplíe la prisión preventiva y lo sometan al juicio que corresponde”, añadió.

Fiscalía pellizcada

El Ministerio Público tampoco se ha quedado de brazos cruzados antes la decisión de la jueza y ya está moviendo todas sus fichas para que manden a Akl a la cárcel lo antes posible.

Por medio de un correo electrónico la Fiscalía confirmó que ya presentó una apelación ante el Tribunal de Pavas, de manera que se realice una nueva audiencia en la cual van a solicitar nuevamente que Akl se mantenga cumpliendo prisión preventiva hasta que sea enviado a juicio.

El Ministerio Público dejó claro que la Fiscalía Adjunta contra la Delincuencia Organizada sí solicitó una ampliación de la prisión preventiva antes de la fecha de vencimiento, pero chocaron de frente con la negativa de la jueza.