Alejandra Portuguez Morales.7 julio

Los grupos de personas que sigan haciendo fiestas cumpleaños, bailes, tés de canastilla, reuniones familiares, entre otros, en plena pandemia, se arriesgan a que les allanen la propiedad en la que armaron el pachangón.

Los policías y abogados del Ministerio de Seguridad Pública (MSP), junto con el Ministerio de Salud, formaron un equipo de trabajo para tratar de frenar a los cabezones que siguen creyendo que el COVID-19 es jugando.

Este equipazo de “aguafiestas” nace porque muchas personas siguen apelotándose e irrespetando las burbujas sociales, las cuales son integradas únicamente por las personas con las que uno comparte techo.

Esto quiere decir que si las autoridades llegan a solicitar que termine una fiesta y no lo hacen, Salud puede solicitar ante un juez una orden de allanamiento en la propiedad.

Michael Soto, ministro de Seguridad, dijo que ellos se amparan en el artículo 347 de la Ley de Salud, que señala que en casos como el que afronta el país, si hay un riesgo para la salud, se puede pedir un allanamiento bien, bien.

“Si llegáramos a una fiesta donde no nos permiten el acceso, entonces contactaríamos a una persona disponible del Ministerio de Salud, esa persona llegaría al lugar donde está la fiesta, hace un informe y pide una solicitud de allanamiento al juez penal de turno. Hasta el momento esta solicitud, de Salud a un juez, nunca se ha hecho y esperaríamos no tener que llegar hasta esta situación”, exclamó Soto.

“No deberíamos llegar a estas circunstancias (a pedir un allanamiento) porque estamos velando por la seguridad de sus familias”, dijo Michael Soto, ministro de Seguridad.

Los “aguafiestas” comenzaron a trabajar desde la noche de este viernes 3 de julio y hasta el momento no ha sido necesario que Salud pida el visto bueno para un allanamiento, sin embargo, es mejor que no los tiente.

Eso sí, el único inconveniente de este método es que mientras las autoridades van al juzgado de turno y esperar que un juez los atienda y les dé la orden para entrar a la propiedad, la gente sigue con el pachangón.

En Santa Teresa de Cóbano la Fuerza Pública frenó una fiesta el sábado 27 de junio anterior. Foto: MSP
En Santa Teresa de Cóbano la Fuerza Pública frenó una fiesta el sábado 27 de junio anterior. Foto: MSP
Borracho le salió con machete a polis

Soto lamentó que a pesar de que los contagios y las muertes por COVID-19 han aumentado, la gente hace mucho loco, sobre todo los fines de semana.

“Lamentablemente seguimos teniendo fines de semana tremendamente movidos, con una inconsciencia de algunos de nuestros ciudadanos. Con lo que estamos viviendo, entre este viernes, sábado y domingo tuvimos 1.300 reportes al 9-1-1 de eventos que tienen que ver con escándalos músicales, aglomeraciones, consumo de licor y fiestas”, afirmó Soto.

De estas llamadas, 37 fueron fiestas solo en la Gran Área Metropolitana y la mayoría accedió a detener la fiesta, sin embargo, tuvieron que intervenir en una en Purral de Goicoechea.

“Quiero contarles un ejemplo muy lamentable, en Purral recibimos el reporte de una fiesta, los oficiales llegaron al lugar y la persona que organizó la fiesta salió alcoholizada con un machete, fue necesario desarmarlo y detenerlo, a este nivel llegamos cuando lo que pretendemos es velar por la ciudadanía, por la seguridad y ocurren este tipo de circunstancias”, expresó el ministro.

Inclusive, ya varios policías fueron agredidos con piedras, botellas y hasta con puñales por tratar de detener una fiesta el 20 de junio en La Carpio, en La Uruca.

Las autoridades piden no aglomerarse, no pueden haber fiestas, té de canastillas, rezos, para evitar los contagios. Foto: Cortesía MSP
Las autoridades piden no aglomerarse, no pueden haber fiestas, té de canastillas, rezos, para evitar los contagios. Foto: Cortesía MSP
Las denuncias son vitales

Daniel Calderón, director de la Fuerza Pública agregó que esta situación es preocupante porque la mayoría de casos se están dando en lugares en alerta naranja.

Calderón agregó que las alertas de la población por medio del 9-1-1 es fundamental para que ellos puedan eliminar las aglomeraciones.

El cantón central da más problemas con el tema de fiestas, entre estas las zona de Alajuelita, La Carpio, Pavas y Goicoechea. Foto: Cortesía MSP
El cantón central da más problemas con el tema de fiestas, entre estas las zona de Alajuelita, La Carpio, Pavas y Goicoechea. Foto: Cortesía MSP