Adrían Galeano Calvo, Reyner Montero.15 julio
Los pequeñitos conversan con su mamá por medio de videollamadas. Foto Reyner Montero
Los pequeñitos conversan con su mamá por medio de videollamadas. Foto Reyner Montero

La llamada de una desconocida diciéndole que su hija y sus dos nietitos fallecieron en un terrible accidente de tránsito hizo que el mundo se le viniera encima a doña Sonia Chaves Leitón, afortunadamente esto no era cierto.

Lo que sí era verdad es que su hija, Sherry Mendiola Chaves, de 23 años y los dos hijos de ella, Julián, de 5 años, y Samantha, de 2, resultaron heridos cuando el taxi en el que viajaban chocó contra una patrulla de la Policía Penitenciaria, la cual terminó montada sobre el carro.

“Me entró una llamada de una señora que no sé quién era y me dio la noticia de una forma muy fea, me preguntó si Sherry iba en el taxi de ‘Macho’, yo le dije que sí y me respondió que ella (Sherry) tuvo un accidente con los chiquitos y que estaban muertos”, contó Chaves.

El accidente ocurrió la tarde del viernes 5 de julio en Guápiles, Limón, en las inmediaciones de la antigua empresa Mundimar, sobre la carretera que comunica San José con Limón (ruta 32).

Aunque ya ha pasado más de una semana, la familia aún se está recuperando de las secuelas que dejó el incidente, especialmente Sherry, quien permanece internada en el Hospital del Trauma en La Uruca, San José. Mientras tanto los pequeñitos están al cuidado de su abuela.

“Yo lloraba al ver a mi hija en esas condiciones, cualquier madre se desespera al ver a un hijo así”, dijo Sonia Chaves.
En el bombazo la patrulla quedó montada sobre el taxi. Foto suministrada por Reiner Montero.
En el bombazo la patrulla quedó montada sobre el taxi. Foto suministrada por Reiner Montero.
Día de pesadilla

Doña Sonia recordó que ese día su hija y sus dos nietos llegaron a almorzar con ella a su casa, en barrio Los Molinos, en Jiménez de Pococí. Incluso, contó que ella estuvo a punto de subirse al taxi en el cual sufrieron el accidente.

“Como al mediodía Sherry me dijo que se iba porque tenía cosas que hacer en la casa, entonces, le dije que yo también tenía que ir a Guápiles a hacer unos mandados, que me podía ir en el taxi con ella, pero me dijo que mejor ella se iba en el taxi con los niños y que yo me fuera en bus”, recordó.

Pocos minutos después, doña Sonia llegó a Guápiles, pero apenas se bajó del bus recibió la llamada de la desconocida, quien sin ningún tacto le dio la terrible noticia.

"Quedé en shock, casi me descompongo, un taxista me atajó y se ofreció a llevarme al hospital.

De acuerdo con información de la Policía de Tránsito el accidente ocurrió por una aparente invasión de carril por parte del conductor del taxi.

“Cuando llegué al hospital vi a mi yerno y a mi otra hija pegando gritos en la puerta, en eso una enfermera o una doctora, la verdad no recuerdo, me dijo; ‘tranquila, Dios quiso las cosas así, ellos están en un mejor lugar’, entonces imagínese como me puse”, contó

La señora sintió que se iba a desmayar al escuchar de nuevo esa noticia, pero en ese momento apareció un joven que le dijo que todo era mentira, que su hija y nietos estaban vivos, pero muy golpeados.

A doña Sonia le dijeron que fue un milagro que su hija y nietitos sobrevivieran al accidente. Foto Reyner Montero
A doña Sonia le dijeron que fue un milagro que su hija y nietitos sobrevivieran al accidente. Foto Reyner Montero

Incluso, Chaves vio cuando a la pequeña Samantha la llevaban al Hospital Nacional de Niños debido a las fracturas que sufrió en la piernita izquierda.

Sin recuerdos

Doña Sonia contó que un doctor le explicó que Sherry estaba bastante delicada debido a que tenía un pulmón y el hígado perforados, por eso es que tuvo que esperar varias horas para finalmente ver a su hija.

“Cuando me dejaron entrar a verla ella no me reconoció, lo hizo hasta casi dos días después. Solo decía dos cosas: qué había pasado y que ella sabía que Samantha se había muerto, ‘mi bebé está muerta’ decía, pero yo le dije que ella estaba viva”, añadió.

Hasta este día Sherry sigue sin recordar nada del accidente, incluso, al principio tuvo dificultades para reconocer a varios de sus familiares. Tres días después del choque la joven fue llevada al Hospital del Trauma para continuar con su recuperación.

“Ella me llamó muy triste y me dijo que en los exámenes que le hicieron salió que tiene dos lesiones en la columna, pero que gracias a Dios son leves. Me dijo que aún la siguen tratando por el pulmón y el hígado, pero que ella sabe que va a salir de esta”.

El taxi quedó completamente despedazado. Foto Reyner Montero
El taxi quedó completamente despedazado. Foto Reyner Montero
En casa

En medio de esta situación tan difícil, doña Sonia dijo que la buena noticia es que sus nietos no sufrieron heridas de gravedad, pues Julián solo se golpeó una pierna y a su hermanita le tuvieron que poner un yeso en su piernita izquierda.

“Gracias a Dios mis bebés están bien. Ellos lo recuerdan todo, a cada rato hablan entre ellos de eso (el accidente)”.

Siempre que puede, doña Sonia hace videollamadas con su hija para que ella pueda hablar con Julián y Samantha, así Sherry puede estar tranquila y enfocarse en su recuperación.

En cuanto al taxista, de apellido González, también se encuentra internado en el Hospital del Trauma, pues en el accidente se desmontó el hombro derecho y se quebró tres costillas.