Silvia Coto.Hace 5 días
Los chiquitos estaban súper emocionados por mejenguear. Todo estuvo muy legal. Foto: Fundación Saprissa.
Los chiquitos estaban súper emocionados por mejenguear. Todo estuvo muy legal. Foto: Fundación Saprissa.

Un grupo de 120 niños y niñas que viven en zonas vulnerables del Gran Área Metropolitana (GAM) con problemas de delincuencia disfrutaron al máximo de varias mejengas en el Estadio Ricardo Saprissa este sábado.

La actividad fue una iniciativa entre el Ministerio de Seguridad, McDonald’s y Fundación Saprissa para realizar el primer gran torneo “La Mejenga”, cuya idea es involucrar a los menores en el deporte y acercarlos a la Policía para que vean a los oficiales como amigos de sus comunidades.

Los pequeños que participaron son de edades entre 7 y 9 años y 10 y 13 años. Desde las 8:30 de la mañana, cuando llegaron al estadio, les dieron una merienda y después los pusieron a calentar y sin darle muchas largas al asunto se pusieron a perseguir la pecosa a lo largo de dos pulseadas y divertidas mejengas.

El director de la Policía, Daniel Calderón y el viceministro de Seguridad Pública, Eduardo Solano, se encargaron, al final de la sudada, de entregarle una medalla a cada uno de los pequeños para reconocerles su esfuerzo y motivarlos.

Los pequeños salieron con medalla para la casita. Foto: MSP
Los pequeños salieron con medalla para la casita. Foto: MSP

“La recuperación de espacios públicos es un trabajo que se realiza con la unión de esfuerzos entre las instituciones públicas, privadas y la comunidad. Estos grupos de niños son de lugares en donde hemos cambiado entornos de violencia por felicidad y alegría cuando los oficiales llegan a realizar La Mejenga en sus comunidades”, aseguró Solano.

La pequeña Angie Ulloa fue una de las que estaba muy emocionada.

“Estoy muy feliz, pude compartir con mis amigos y venir a este estadio tan lindo, nos dieron de merendar y jugamos dos partidos”, dijo la menor.

Otro de los niños que estaba feliz fue Dereck Rojas.

La mañana estuvo llena de calor humano y risas. Foto: MSP
La mañana estuvo llena de calor humano y risas. Foto: MSP

“Los policías son nuestros amigos, no tenemos que pelear con ellos, me gusta mucho jugar fútbol”, dijo el pequeñito.

Calderón aseguró que la intención es que los niños confíen en la Policía y que a futuro puedan ayudarlos a fortalecer sus valores y que se conviertan en personas de bien.