Rocío Sandí, Reiner Montero.14 noviembre

Dos delincuentes que jugaron de vivos al meterse a robar a un bar, del cual se despidieron de sus víctimas con una botella de guaro y alzando la mano, tomaron la peor decisión de sus descarriadas vidas.

No contaron con que en el lugar había un agente del OIJ, en su día libre, y les amargó la fiesta al balearlos cuando intentaban escapar.

El enfrentamiento se dio este miércoles pasadas las 11 de la noche en Horquetas de Sarapiquí, Heredia, específicamente en el bar Los Amigos.

Las autoridades entrevistaron a varios testigos del atraco. Foto: Reiner Montero.
Las autoridades entrevistaron a varios testigos del atraco. Foto: Reiner Montero.

Según el reporte de la policía, más los videos del local, los dos maleantes llegaron en una moto, la que incluso dejaron encendida y lista para salir soplados. Entraron con los cascos puestos, armados con pistolas y amenazando a clientes y dependientes. Uno se metió al lado de adentro del mostrador mientras el otro limpiaba a la gente.

El robo habría durado unos dos pocos minutos en los que los bichos sustrajeron ¢150 mil en efectivo de la caja, las pertenencias de varios de los fiesteros, entre ellos algunas del oficial de la Policía Judicial. Además, como despedida, pidieron una botella de licor para, según ellos, pegarse la fiesta para celebrar el exitoso golpe.

Durante todo el atraco, el oficial del OIJ reacciona tranquilo.

Los bichos dejaron abandonada la moto en la que llegaron. La tenían lista para huir pero no pudieron montarse. Foto: Reiner Montero.
Los bichos dejaron abandonada la moto en la que llegaron. La tenían lista para huir pero no pudieron montarse. Foto: Reiner Montero.

Cuando está a punto de finalizar el asalto, uno de los hampones le dijo a una de las empleadas del bar que le diera una botella de licor y después salió del local todo fresco, diciéndoles adiós con la mano levantada a las víctimas.

Hasta ese momento el plan de los delincuentes iba perfecto, pero cuando iban llegando a la moto el agente judicial los siguió, se identificó y les pidió que se detuvieran, pero en lugar de obedecer los maleantes le dispararon al oficial. quien se fajó a tiros con ellos.

Wálter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), dijo que el policía tuvo que sacar la pistola que andaba y responder al fuego para proteger su vida.

“El oficial es atacado por las personas que habían ingresado al local a cometer el asalto, él repele los disparos, acciona su arma e impacta a los dos sujetos”, detalló el jerarca.

En la trifulca los sospechosos no pudieron ni subirse a la moto para escapar, tuvieron que huir a pie y dejaron la bicha botada frente al local.

Las cámaras de seguridad del bar grabaron todo el asalto

Necesitaron ayuda

Los maleantes recibieron ayuda de unos compinches que los recogieron y trataron de auxiliarlos, pero como el agente logró pegarlos no tuvieron más opción que llevarlos a recibir atención médica.

El primero fue llevado en un carro particular a la clínica de Puerto Viejo. Se trata de un menor de 16 años quien presentaba varios balazos en el estómago, una nalga, una pierna y el brazo derecho. Fue enviado de emergencia al Hospital de Guápiles y luego al hospital Calderón Guardia.

Poco después el otro baleado llegó al hospital guapileño, se trata de un sujeto de apellido Aguilar, de 21 años, quien tenía heridas en el pecho, una nalga y una mano. Alegó que había sido víctima de asalto en la comunidad de Toro Amarillo.

Entre las evidencias principales que manejan los investigadores están el video de seguridad, el testimonio de los clientes y la moto de los bichos que fue decomisada.

Cuando los oficiales revisaron la moto se percataron que esta coincide con las características que dieron víctimas de al menos cinco asaltos violentos ocurridos en la zona en las últimas cuatro semanas.

Los investigadores rastrearon la zona y encontraron varias evidencias. Foto: Reiner Montero.
Los investigadores rastrearon la zona y encontraron varias evidencias. Foto: Reiner Montero.

Entre los golpes están un asalto a un minisúper en Río Frío, así como un asalto a una gasolinera en Isla Grande.

En estos casos hay videos que registran a los sospechosos y la moto. Las características coinciden con los baleados este miércoles.

Luego del atraco los policías hicieron un rastreo por las cercanías del bar y a unos 150 metros del local encontraron los cascos de los maleantes así como la billetera que le robaron al agente judicial.

En otro sector los investigadores encontraron una camiseta que también habría sido usada por los maleantes, así como otros artículos robado en el bar.

El director del OIJ dijo que por haber un agente judicial involucrado en el suceso ya la Fiscalía está interviniendo en el proceso de investigación y también harán un proceso interno, por medio de la inspección judicial, para determinar si la actuación del agente fue legítima.