Alejandra Portuguez Morales.26 marzo

Dos niñas fueron rescatadas de sus propios papás, gracias a una llamada anónima que alertó a las autoridades.

Al parecer, las pequeñas eran obligadas a disparar, las ponían a ver pornografía y también las desnudaban y las dejaban con extraños, según consta en parte de la denuncia que recibieron los agentes judiciales de Guápiles.

En apariencia estos horribles actos ocurrieron en una casa ubicada en Los Molinos, en ese distrito de Pococí.

Este jueves les allanaron la vivienda a los tatas y detuvieron a una mujer de apellidos Tenorio Benavides, de 25 años, y a su pareja sentimental apellidado Picado Agüero, de 30.

De momento a ellos se les investiga por el delito de corrupción de menores.

Los detenidos son un hombre de apellidos Picado Agüero, de 30 años y su pareja apellidada Tenorio Benavides de 25 años. Foto: OIJ
Los detenidos son un hombre de apellidos Picado Agüero, de 30 años y su pareja apellidada Tenorio Benavides de 25 años. Foto: OIJ
El artículo 167 del Código Penal establece: Quien promueva la corrupción de una persona menor de edad incapaz o la mantenga en ella, será sancionado con pena de prisión de tres a ocho años. La misma pena se impondrá a quien utilice a personas menores de edad o incapaces con fines eróticos, pornográficos u obscenos, en exhibiciones o espectáculos, públicos o privados, de tal índole.

Los agentes judiciales registraron la propiedad y decomisaron una pistola que en apariencia era la que le daban a una de las pequeñas para que la disparara. Además buscaron fotografías que les pemitan confirmar que dejaban a la menores con hombres.

El Patronato Nacional de la Infancia (PANI) se hizo cargo de las víctimas y se las entregó en custodia a unos familiares, mientras que a los tatas los pasaron al Ministerio Público, donde les darían medidas cautelares.

Si usted es testigo de una situación similar o de cualquier otro delito y le da miedo declarar puede llamar a la línea confidencial 800 8000 645 del OIJ.