Hermana también resultó herida de gravedad en ataque de desalmado que se dio a la fuga en la Aurora de Alajuelita

Por: Adrían Galeano Calvo 10 agosto
Mónica tenía cinco años de ser maestra en la escuelita dominical. Foto tomada de Facebook.

Para Mónica Espinoza Rodríguez, de 40 años, no había alegría más grande que enseñar la palabra de Dios a los niños, por eso es que amaba ser maestra en la escuelita dominical de la iglesia Generación de Campeones, en Concepción Arriba de Alajuelita.

Lamentablemente Espinoza ya no podrá reencontrarse con sus queridos alumnos por culpa de un desalmado al que se le metió el diablo y le arrancó la vida a balazos en medio de un pleito de vecinos.

“Siempre pasaba pendiente de los niños, por esto del covid-19 me decía que hiciéramos una reunión virtual para seguirles hablando a los chiquitos acerca de Dios, para demostrarles que con Dios podemos salir adelante de lo que sea”, contó Jessica Espinoza, hermana de Mónica.

En el violento hecho también resultó herida de gravedad Kilsia Espinoza Rodríguez, de 27 años, hermana de Mónica, quien ahora se encuentra luchando por su vida en el hospital San Juan de Dios.

El dramático momento ocurrió este sábado 8 de agosto a la 1 de la tarde, en La Aurora de Alajuelita, al sur de San José, en las inmediaciones del salón comunal.

Pleito con vecina

Jessica, la hermana de Mónica, contó que toda la situación se dio debido a que una vecina, con quien habían tenido otros problemas antes, le alzó pleito a su hermana solo porque ella pasó al frente de su casa.

“Ella empezó a ofender a mi hermana, que no se arrimara ahí, pero como Mónica era cristiana no reaccionó y se fue dejar a la bebé de ella para que se la cuidara otra persona”, contó.

En ese momento apareció Kilsia para defender a su hermana, y esto provocó el enojo de la vecina, quien, supuestamente, se abalanzó contra Kilsia, de 27 años.

“Mónica se metió para separarlas, pero el hombre ese, que es el papá de esa vecina, la agarró del cuello y la tiró, luego de eso mis hermanas se fueron para la casa, que está en esa misma alameda”, añadió Jessica.

Balacera letal

Media hora después del pleito, cuando todos pensaron que la situación ya se había calmado, Kilsia salió de su casa para hacer un mandando a la pulpería, pero en el camino se topó con el papá de su problemática vecina.

El ataque ocurrió cerca de donde se encuentra el carro blanco. Foto José Cordero.

“Se encontró con este hombre y él se acercó a ella para dispararle en el estómago. Mónica escuchó las detonaciones y salió corriendo de la casa, pero se topó de frente con el sujeto ese y cuando ella intentó huir le disparó varias veces”, detalló Jessica.

Ambas hermanas fueron llevadas de emergencia al hospital San Juan de Dios, pero Mónica no soportó más y falleció la madrugada de este domingo.

El OIJ confirmó que manejan la misma versión que la hermana de las víctimas le dio a La Teja. Los investigadores añadieron que el sospechoso, cuya identidad no se dio a conocer, huyó en un carro luego del tiroteo y al cierre de edición de esta nota no había sido detenido.

“Para mi ella era una hija más, con mucho dolor la despedimos” dijo Mirna Rodríguez, tía de Mónica.
Mamá luchadora

Jessica recordó a su hermana como una mujer muy valiente, quien sacaba fuerzas de la fe inquebrantable que tenía en Dios.

“Ella me enseño los caminos de Dios, me dio esa fuerza para poder seguir adelante. En su último día de vida ella estuvo, las dos estuvimos adorando a Dios y pidiendo por muchas personas y por nuestra familia”.

Además, la describió como una mamá soltera ejemplar, quien siempre hizo hasta lo imposible para que a sus hijos no les faltara nada. Mónica era mamá de un joven de 22 años, una muchacha de 15 y una bebita de tan solo 3 años.

“Como se quedó sin su trabajito por esto del covid-19 ella se dedicaba a vender pinchos de carne para pagar la casita, de hecho eso era lo que estaba preparando ayer (sábado) cuando este sujeto la mató”, añadió.

Jessica sabe que nada ni nadie le devolverá a su amada hermana, pero ella y su familia exigen que se haga justicia, pues Mónica era una mujer buena que no merecía que su vida terminara de esa forma.

“Era una persona muy buena, luchadora, trabajadora, muy amada por la congregación. Estamos muy tristes pero a la vez tranquilos porque sabemos que ella esta con nuestro papá Dios”, dijo Landia Zamora, amiga de Mónica.
Mónica fue recordada por el pastor de su iglesia durante el culto de este domingo. Foto tomada de Facebook.
Iglesia la llora

El dolor por la muerte de Mónica también tocó el corazón de los creyentes de la iglesia Generación de Campeones, pues esta valiente mamá tenía cinco años de congregarse ahí, tiempo en el que se ganó el cariño de todos.

Durante el culto de este domingo, el pastor Harllan Hoepelman le dedicó unas palabras a Mónica, destacando lo mucho que la iba a extrañar.

“Ayer (sábado) un niño lloraba y decía: ‘se murió mi maestra’. Pensar que el domingo pasado estuvo ahí sentada con su bebé y hoy tenemos que decirle adiós

“Ahora hay una bebé que ya no va a sentir el abrazo de su mamá, una bebé que no va a sentir el olor de mamá, hay una bebé de tres años que desde ayer (sábado) no ve a mamá y no la va a volver a ver más”, dijo el pastor.

Mónica sirvió como maestra de la escuelita dominical por casi cinco años, de hecho el 2 de agosto pasado publicó en su Facebook que estaba cumpliendo cinco años de haberle entregado su vida a Cristo.

“Llegué cansada y harta de mi pasado y Dios me libertó y me transformó en una nueva mujer. No ha sido fácil pero me aferré al más grande, a mi todo, y Él es quien me tiene de pie. Glorifico el nombre de Jesús”.

La familia de Mónica informó que de momento aún no saben cuando será el funeral, pero lo estarían informando en el transcurso de este lunes.