Silvia Coto.28 noviembre, 2019
Doña Ana Patricia Barquero asegura que siente mucho dolor de tener que ir de nuevo a los tribunales. Foto: Rafael Pacheco
Doña Ana Patricia Barquero asegura que siente mucho dolor de tener que ir de nuevo a los tribunales. Foto: Rafael Pacheco

Doña Ana Patricia Barquero, mamá de Gerardo Cruz, entró en depresión desde que asesinaron a su hijo y asegura que la revisión de las penas contra los cuatro sentenciados, le afectó todavía más.

“Mis nietos son una alegría para mí, las hijas de Gerardo son muy amorosas", dijo Ana Patricia Barquero, mamá de Gerardo.

El Tribunal de Apelación de Sentencia del II Circuito Judicial de San José ordenó hacer una mejor justificación de la condena y establecer las respectivas penas contra Samady Fonseca, alias la Barbie y su hija Kristina Valerín, lo mismo ocurrirá con Rónald Arce Barrientos y César Chaves Cerdas, condenados por contratar a las dos personas que asesinaron a Cruz, un menor de edad que se declaró culpable y otro sujeto que no ha sido detenido.

El 5 de diciembre se darán a conocer las nuevas penas. Foto: Carlos González
El 5 de diciembre se darán a conocer las nuevas penas. Foto: Carlos González

Aunque sí está claro que todos son culpables, era necesario definir los años de cárcel para cada uno. El Ministerio Público solicitó que se mantengan 30 años para la Barbie y de 25 años para la hija de ella y los otros dos hombres.

“Mi hijo murió ya hace casi cuatro años y todos los años nos toca volver a revivir este dolor por distintas razones, que la verdad me hacen vivir en una profunda tristeza, es muy agotador, solo porque siguen alegando que ellos son inocentes y también las leyes, al hacerlo pasar a uno otra vez por esto, juegan con uno, nadie puede entender lo que uno como madre siente cuando le dicen que hay que ir otra vez a los tribunales”, dijo Barquero.

Doña Ana asegura que cuando se realizó el juicio, en enero del 2018, ella iba como testigo y por eso, durante varios días, no estuvo adentro y no pudo escuchar todo lo que se decía, a comparación de este nuevo debate.

“Hay cosas que dicen que a uno le parten el alma de verdad, lo hacen sentir mal, juegan con la memoria de mi hijo, yo solo quiero que se haga justicia y que mi hijo pueda descansar en paz.

"Uno sabe que los abogados tiene que defender a estas personas, al final son seres humanos, pero no es justo que se burlen de uno en la cara, cuestionan como vive uno el duelo, dicen que un duelo no dura tanto, que ellos también han pasado por un duelo, pero seguro su familiar murió enfermo, mi hijo estaba sano y lo vimos cuarenta y dos días luchar por su vida y se me murió”, dijo la mamá.

Barquero asegura que hay días en que ella no quiere comer, otros que ni siquiera logra salir de su casa porque no siente ganas, incluso la misma depresión la hizo perder el trabajito que consiguió cuidando a dos adultos mayores.

Además, estos días ha pensado en lo que va pasar en el juicio y aunque le dicen que los sentenciados no van a quedar en libertad, ella no deja de temer.

“Yo espero en Dios que se queden ahí el mismo tiempo que les dictaron en el primer juicio, ahorita ni siquiera estoy buscando trabajo porque tengo que estar yendo constantemente a atender cosas por lo del asesinato de mi hijo, es mucha la tristeza y cada vez que se da un crimen yo me pongo en los zapatos de los papás de esas personas y de todo lo que van a tener que afrontar, son muchas las cosas dolorosas por las que hay que pasar”, dijo la mamá.

Gerardo Cruz estuvo 42 días en el hospital luchando por su vida.
Gerardo Cruz estuvo 42 días en el hospital luchando por su vida.

La familia de Gerardo tiene guardadas muchas cositas de él en la casa, ahora viven en Alajuelita. Incluso algunas mantas que la gente hizo para darle fuerza a él cuando estaba en el hospital.

“En la casa yo tengo fotos y algunas cosas puestas y mi esposo a veces se enoja porque me dice que ya Gerardo se fue, que tenemos que ser fuertes, pero yo no puedo, yo solo le pido a Dios fuerza para poder vivir su ausencia, ahorita que se viene la Navidad no poder compartir con él, no tenerlo el día de su cumpleaños. Mi hija tiene guardada la billetera de él y cada vez que la saca me dice: ‘mami, huele a la colonia de Gerardo’”.

Doña Ana asegura que las dos nietitas que dejó Gerardo son su rayito de luz, así como su otro nieto, hijo de su hija, a quien le pusieron Noa Oveth (primer nombre de Gerardo).

“Mis nietas tienen ocho y cuatro años, lo duro es que la mayorcita siempre habla mucho de su papá, a ella le hace mucha falta, la más pequeña siempre me dice que aunque ella estaba en la pancita, su mamá siempre le habla del papito, yo guardo todas las notas y los reportajes de lo de mi hijo y ellas me dicen que cuando crezcan, quieren que se las de”, contó la abuelita.

El 5 de diciembre de este año se conocerán las nuevas penas.

Gerardo Cruz fue apuñalado la noche del 7 de octubre del 2015 en Colonia Kennedy, San Sebastián y falleció 42 días después en el hospital Calderón Guardia.