Silvia Coto.23 diciembre, 2019

Doña Rosmery Cordero han pasado semanas muy duras y, según nos contó, este sábado fue un día de los más difíciles que ha vivido desde que su hija Karolay Serrano Cordero desapareció.

Doña Rosmery no ha dejado de buscar a su amada hija. Foto Adrián Galeano Calvo.
Doña Rosmery no ha dejado de buscar a su amada hija. Foto Adrián Galeano Calvo.

Karolay cumplió 26 años el 21 de diciembre.

“Esta fue la primera vez que no pasamos juntas su cumpleaños, ¡qué día más duro!, siempre hemos estado juntas; me siento desesperada por no saber nada de mi hija, ha pasado demasiado tiempo, cinco meses”.

En lugar del queque de cumpleaños este sábado doña Rosmery, su familia y sus vecinas hicieron una oración para pedirle a Dios que pronto tengan noticias de Karolay. Otras personas que se han solidarizado con ella también oraron a la distancia.

Karolay desapareció el 12 de agosto cuando estaba en su casa en Heredia. Sus familiares la vieron entrar a la vivienda, pero después no se supo nada más de ella.

Cuando su mamá llegó a buscarla encontró todo abierto y encendido y nadie le ha dado razón de qué pasó.

Karolay Serrano Cordero cumplió 26 años su familia por primera vez no para abrazarla no apagarle el quequito.
Karolay Serrano Cordero cumplió 26 años su familia por primera vez no para abrazarla no apagarle el quequito.

Para doña Rosmery es difícil que su hija esté desaparecida y es durísimo porque su nietita Amanda no deja de preguntarle por su mamita.

Y en medio de eso, la señora no deja de pensar en las fechas que vienen.

“Se me un puño en el corazón, hace unos días (la niña) me dijo ‘¿usted me puede decir dónde está mi mamá?’. Se me hizo un nudo en la garganta y casi llorando le dije que pronto volverá, que hay que pedirle a Dios y ella me dijo ‘sí, mami, vamos a orar’. Ella es una niña muy inteligente y sabe lo que está pasando”, dijo la abuelita.

La pequeña Amanda espera recibir para Navidad una cocinita de Minnie y que su mamá aparezca pronto.

“Todo lo que estamos viviendo es duro, pero verla a ella (la chiquita) en el día a día es más duro todavía”, dijo doña Rosmery, quien asegura que ya no sabe dónde más buscar a su hija.

Ella se hace cargo de su nieta a tiempo completo. Cuenta que siente temor de separarse de ella, en los últimos meses se ha dedicado a la venta de tamales, si usted quiere ayudarla la puede llamar al teléfono 8348 1589.

El OIJ sigue investigando la desaparición. Si alguna persona sabe algo puede llamar al 800-8000645, una línea confidencial.