Adrían Galeano Calvo.8 febrero
Los papás de la niña necesitan de ayuda, pues no tienen los recursos para estar pagando transporte y alimentación. Foto Edgar Chinchilla.
Los papás de la niña necesitan de ayuda, pues no tienen los recursos para estar pagando transporte y alimentación. Foto Edgar Chinchilla.

Eva González, mamá de la chiquita de 6 años que perdió parte de su cuero cabelludo y de su orejita derecha en un accidente con una picadora de zacate, tiene toda la esperanza de que su pequeñita se recupere.

Desde el pasado sábado, día en el que ocurrió el incidente, la niña está internada en el Hospital Nacional de Niños, donde tendrá que hacerle frente a un largo proceso de recuperación.

El hecho ocurrió en El Valle de Guatuso, cuando Wilfredo Hernández, papá de la niña, estaba usando la máquina.

Aparentemente, la chiquita se resbaló cerca de la picadora y su pelito se enredó en la faja de la polea.

“Mi niña sufrió un accidente demasiado feo, fue muy doloroso, yo quedé en shock. Apenas vi a mi niña lo que hice fue correr donde mis patrones, que gracias a Dios nos llevaron a topar la ambulancia”, dijo González.

Operaciones

Germán Guerrero, especialista de la Unidad de Trauma del Hospital Nacional de Niños, explicó que la niña sufrió heridas muy graves en su cabecita, por lo que apenas llegó al centro médico tuvieron que pasarla al quirófano.

“Se le hicieron varias medidas reconstructivas por la pérdida de tejido que sufrió, después se pasó a Cuidados Intensivos, en donde la hemos mantenido.

“Este lunes se encuentra estable, dentro de lo posible, no hay daño en el cerebro como tal, pero sí en la parte de tejidos, que es bastante amplia”, detalló.

Guerrero dice que este martes se le realizará una nueva operación a la pequeña.

“Es un proceso largo por el tipo de lesión, que va a requerir de varias cirugías”, añadió.

Las donaciones a la familia puede hacerlas a la cuenta del Banco Nacional CR05 0151 0762 0010 1577 19 o por medio de Sinpe Móvil al 6304-1841 a nombre de Noilin Adriana Murillo Porras.
Necesitan ayuda

El mismo día del accidente, González y su esposo viajaron desde Guatuso hasta San José para acompañar a su hija, pero la situación se les ha complicado pues no cuentan con los recursos económicos para estar pagando transporte y alimentación.

“Por situaciones económicas no podemos estar yendo y viniendo, porque nos queda demasiado lejos. Además, tenemos cuatro niños más que están siendo cuidados por la tía de mi marido y mi suegra”, dijo doña Eva.

Los papás están muy preocupados, pues también tienen que velar por el bienestar de sus tres varones de 1, 3 y 11 añitos y de otra chiquita de 8 años.

“Les pido por favor que nos ayuden, todo con lo que nos quieran colaborar será bienvenido y se los vamos a agradecer mucho, porque jamás pensé estar en esta situación”, dijo González.