Silvia Coto.30 noviembre, 2019
Manuel Alvarado y Iccian Alemán papás de Andy esperan que siempre las personas lo recuerden como el niño especial que fue con todos. Foto: Silvia Coto
Manuel Alvarado y Iccian Alemán papás de Andy esperan que siempre las personas lo recuerden como el niño especial que fue con todos. Foto: Silvia Coto

Los papás de Andy Alvarado Alemán Mora, el niño de 10 añitos que falleció este viernes después de que le cayó un marco de fútbol encima, aseguran que se sienten destrozados de tener que llevar a su hijo a Nicaragua en un ataúd y no de vacaciones como él anhelaba.

El pequeño ingresó al Hospital Nacional de Niños a las 8:40 de la noche del viernes, el accidente ocurrió en el Parque Recreativo y Deportivo de Santa Ana, ubicado en las cercanías de la escuela.

El menor se encontraba cerca de las canchas con su papá, Manuel Alvarado, y su hermanito de 13 años.

Andy se guindó del marco y este se le vino encima, pese a que él corrió para tratar de esquivarlo, su papá trató de quitárselo de encima, pero no lo logró y tuvo que ser ayudado por otras personas.

La Cruz Roja confirmó que al llegar les indicaron que al pequeño le había caído la estructura, lo trasladaron en condición grave hasta el centro médico.

En el hospital indicaron que el niño falleció, mientras era atendido, producto de la fuerte golpe que sufrió. Tenía golpeado el pecho y el abdomen.

Doña Iccian Alemán confiesa que cuando la llamaron para darle la noticia ella no pensó que fuera tan grave, creyó que se trataba de una fractura o un golpe hasta que uno de los doctores salió y le dijo a ella y su esposo que tenían que ser fuertes porque su angelito había fallecido.

El pequeño fue velado anoche en Santa Ana y será sepultado en Nicaragua. Foto: S.Coto
El pequeño fue velado anoche en Santa Ana y será sepultado en Nicaragua. Foto: S.Coto

“Esto para nosotros es una pesadilla, mi hijo soñaba con ir a Nicaragua y lo llevamos, pero en un ataúd, tengo mi alma destrozada, perdimos al hijo más amoroso de todos, al que cuando me veía maquillarme me volvía a ver y me decía: ‘princesa, te vez preciosa mamá’”, dijo Alemán.

Ella nos contó que la ilusión de su hijo era irse con su hermano todas las vacaciones a pasar con su abuelita materna en Nicaragua, ellos son de la isla Ometepe.

“Esa era su alegría, que los chinearan allá, ahora ni siquiera vamos a tener una feliz Navidad, mi hijo me había pedido unos legos de regalo”, recordó.

Perdió a su gran amigo

El angelito estaba contento porque iba para quinto grado de la escuela y le había costado un poquito el final del curso, pero puso muchas ganas. Incluso, había prometido a sus papás ponerle más el otro año.

Su mejor amigo, Bryan, estuvo la noche de este sábado en la vela, en la capilla comunal de Santa Ana. Según Alemán ellos eran como hermanitos, el niño se sentía demasiado triste de perder a su cómplice de aventuras.

“Lo más duro para nosotros ahorita es que mi otro hijo está destrozado, ellos eran muy unidos, mi hijo es autista y solo nos pregunta que por qué no se murió él, que por qué se murió su hermanito, él nos dijo que no va volver a hablar, está muy malito”, dijo la angustiada mamá.

Don Manuel nos contó que su pequeño era un niño creativo, solidario, afectuoso y muy independiente.

“Le gustaba mucho dibujar y pintar, le encantaba regalar esos dibujos a sus compañeros, era un niño que no conocía el egoísmo”, dijo el papá.

Andy soñaba con ser veterinario, tenía un gatito al que le puso Lucas.

“Esto que estamos viviendo es muy duro, nunca se espera algo así, una desgracia, si existía un lugar que hacía a mi hijo feliz era el parque, le encantaba ir, a él no le gustaba el fútbol, casi siempre se iba donde juegan los niños pequeños, en el play, pero no se despegaba de su hermanito”, dijo doña Iccian.

Barrio dolido

Esta familia saldrá de Santa Ana a la 1 de la mañana de este domingo rumbo a Ometepe, donde será sepultado Andy, pues aunque sus papás viven desde hace 15 años en Costa Rica y ellos nacieron aquí, todos sus familiares están allá.

“Aquí la gente está muy triste porque eso fue una desgracia, el parque quedó lindísimo después de lo que le hicieron y a toda la gente le gusta ir, pero lo que se dice es que el marco estaba mal amarrado y por eso le cayó al chiquito, es una desgracia, es un niño de aquí de Santa Ana”, dijo Adriana Arias, vecina

El parque cumplió un año de que lo inauguraron.

Los marcos de la cancha fueron chorreados con cemento. Foto: Cortesía
Los marcos de la cancha fueron chorreados con cemento. Foto: Cortesía

El alcalde de Santa Ana, Gerardo Oviedo, aseguró que se encuentra muy dolido por lo ocurrido.

“Nosotros lamentamos mucho lo que pasó, vamos a solicitar una investigación porque el parque todos los días recibe mantenimiento y además cuenta con vigilancia, los marcos de las canchas son anclados, pero hemos tenido que lidiar con algunos equipos cuando entrenan que los quitan y los dejan mal anclados, ha sido una lucha constante”, dijo el alcalde.

“Ante lo que ocurrió se ordenó que los dejen fijos, que les chorreen los anclajes porque no queremos más accidentes. El parque es para que los niños lleguen a disfrutar, mucha gente llega al parque y esta será la medida para que no los vuelvan a mover.

"En otros de los parques los marcos están encadenados y hay gente que le molesta, incluso, pedimos a los vecinos que si ven algo que es peligroso nos alerten, nosotros sentimos mucho dolor por lo ocurrido y hemos tratado de acompañar a la familia en este momento tan duro”, comentó Oviedo.