Rocío Sandí, Andrés Garita.17 enero
Yasuara Villalobos entré al Ministerio de Seguridad en el 2006. Foto suministrada por Andrés Garita.
Yasuara Villalobos entré al Ministerio de Seguridad en el 2006. Foto suministrada por Andrés Garita.

Esperanza Jiménez, mamá de la policía hallada muerta dentro de un carro en Puntarenas, asegura que su hija vivía muy feliz y por eso no cree que haya sido capaz de hacerse daño, como los agentes judiciales presumen.

El cuerpo de la oficial Yasuara Villalobos Jiménez, de 40 años, fue encontrado este jueves en la madrugada dentro de su carro, con un balazo en la cabeza.

“Mi hija jamás se haría daño, ella era una mujer valiente y luchadora, en estos días estaba muy ilusionada porque le habían ofrecido la posibilidad de impartir cursos a otro policías.

“Un tío de ella acaba de morir en un accidente de tránsito y el miércoles en la noche ella vino a la vela, ya tarde se fue para la casa de ella a descansar y me dijo que iba a sacar hoy (jueves) de vacaciones para llegar temprano al funeral que es en Miramar”, recordó Esperanza.

Los agentes judiciales ahora deben esclarecer qué causó que cuando la oficial iba camino a la cabina en la que estaba viviendo, llegara a un costado del parque Lobo, en el paseo de los Turistas en Puntarenas, y terminara muerta.

Los agentes judiciales no encontraron el arma que causó la muerte de la oficial. Foto: Andrés Garita.
Los agentes judiciales no encontraron el arma que causó la muerte de la oficial. Foto: Andrés Garita.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) informó que a primera vista todo pareciera tratarse de un suicidio, pero como en la escena no se encontró ninguna pistola el caso se tornó un poco turbio.

El cadáver fue hallado por unos policías que hacían un recorrido. Ellos vieron el vehículo estacionado con las luces encendidas y eso les llamó la atención por lo que se acercaron para revisar, pero al hacerlo se llevaron la terrible sorpresa de que dentro estaba muerta una compañera. El cuerpo estaba en el asiento del chofer.

“Yo siento que a ella la mataron y pido que se investigue el caso”, aseguró Esperanza Jiménez, mamá de la oficial.

De inmediato los oficiales dieron aviso a la Policía Judicial para que los agentes hicieran el levantamiento del cuerpo.

Los agentes revisaron el carro y las cercanías en busca del arma, pero no la encontraron. Debido a que el carro estuvo en la calle por un tiempo indefinido, los investigadores no descartan que un tercero se acercara al vehículo y se la robara.

Autopsia daría luz

Los agentes esperan que los resultados de la autopsia que le harán a la oficial determine elementos como la trayectoria de la bala, lo que podría ayudar a descartar si se quitó la vida.

Luego de enviar el cuerpo a la Morgue Judicial, los investigadores empezaron a hacer entrevistas a allegados de la oficial para conocer sobre la vida de ella y saber si tenía alguna preocupación que la agobiara o problemas con alguien.

Los compañeros de la víctima están muy afectados por la pérdida. Foto: Andrés Garita.
Los compañeros de la víctima están muy afectados por la pérdida. Foto: Andrés Garita.

La mamá de Yasuara contó que ella se había casado con un oficial de la Fuerza Pública de apellido Rodríguez y el vivir con él la hizo querer ser policía.

“Ella se esforzó mucho y fue creciendo como profesional. Se divorció hace poco y entre los acuerdos de la separación estaba que ella debía irse de la casa en la que vivía con el esposo y dos hijos en Miramar, porque no podía pagarla, entonces se fue a alquilar una cabina a Montes de Oro.

“Hasta donde yo sé, ella y el exesposo tenían una relación cordial, él ahorita está trabajando en Monteverde y cuando puede viene a quedarse unos días con los hijos”, agregó.

El Ministerio de Seguridad Pública (MSP) informó que Villalobos era la jefa del departamento de Operaciones de la región de Puntarenas y había entrado a la institución el 4 de setiembre del 2006. Su primer cargo lo desempeñó en la delegación de Miramar.

Actualmente vivía en Montes de Oro y era madre de tres hijos: una joven de 23 años, y dos varones de 19 y 14.