Silvia Coto.2 diciembre
Rodolfo Fallas y Ana Ruth Romero padres de Angélica Fallas Romero participan cada vez que pueden en las marchas contra la violencia. Foto: Agencia Ojo por Ojo
Rodolfo Fallas y Ana Ruth Romero padres de Angélica Fallas Romero participan cada vez que pueden en las marchas contra la violencia. Foto: Agencia Ojo por Ojo

La familia de Angélica Esperanza Fallas Romero asegura sentirse más tranquila, pues esta semana les confirmaron que el asesinato de su hija se elevó a juicio.

Angélica es una de las víctimas de los 20 femicidios ocurridos en el 2018.

Sus papás aseguran que viven momentos muy duros por su ausencia, ellos cada vez que pueden participan en actividades para evitar que más mujeres se conviertan en víctimas, en la última que participaron fue en Barva de Heredia por el caso de Eva Morera, asesinada el 1 de noviembre, al parecer, por su expareja y padre de su hijo.

“Estamos muy contentos de saber que el caso va ir a juicio esperamos que sea en cuatro meses más o menos, esto va rápido, él (sospechoso) acepta lo que hizo aunque no quiere hablar del asunto, no ha declarado nada”, dijo Ana Ruth Romero, mamá de Angélica.

El cuerpo de la joven fue encontrado por su papá, quien al no tener noticias de ella decidió ir a buscarla, el 26 de octubre del 2018, dentro de una vivienda en Villa Nueva de Pérez Zeledón, San José, donde vivía la pareja, aunque se presume que ya tenía días de fallecida. Ella estaba tirada en el piso y envuelta en una sábana, un mecate envolvía su cuello, la autopsia reveló que la muerte fue por asfixia.

El hijo de Angélica estaba al cuidado de sus abuelitos cuando el crimen ocurrió.

El sospechoso de matar a Angélica es un joven de apellido Abarca, de 24 años, a quien la mujer sacó de las calles, ella lo conoció cuando lo vio comiendo basura en la calle y trató hasta el cansancio de ayudarlo para que dejara el vicio y su vida cambiara. Incluso, lo apoyó para que jugara fútbol, la joven hizo una campaña para que la ayudarán a comprarle unos tacos y pronto debutó en la planilla de As Puma Generaleña.

Algunos comercios de Pérez Zeledón la apoyaron porque, al parecer, el hombre era bueno para manejar el balón. Con el tiempo Fallas se enamoró del joven y él vivió varios meses con ella.

Abarca fue detenido cuando estaba sentado en un tronco en el parque de las Garantías Sociales, en San José.

La mamá del pequeño, que este 25 de noviembre celebró sus 11 añitos, había solicitado medidas de protección contra Abarca en julio del 2018, pues él la empujó y luego le pegó.

Para doña Ana, su hija solo se dejó traicionar por la nobleza del gran corazón que tenía porque ella luchó todo lo que pudo por ayudar al sospechoso.

El crimen ocurrió en la casa donde Angélica vivía. Foto: Mario Cordero.
El crimen ocurrió en la casa donde Angélica vivía. Foto: Mario Cordero.

Está mamá asegura que, incluso, le dijeron que el hombre quería someterse a un abreviado, pero deberá enfrentar el juicio porque por la gravedad del delito la justicia no permite un abreviado.

“Nada nos va devolver a mi hija, ningún castigo va ser suficiente para él, nada va calmar este dolor que mi esposo y yo sentimos. Mi hija era una mujer maravillosa, pero esto sí nos va dar la paz de que no volverá a hacerlo, que ninguna otra familia va pasar por todo esto y que por culpa de él ninguna otra madre va tener que llorar a su hija”, dijo Romero, quien tiene dos hijos más.

“Cada vez que hay un femicidio es muy duro para mí, vuelvo a revivir todo lo que pasó”, dijo Ana Ruth Romero, mamá de Angélica.

Ella nos contó que le hace mucha falta su nietito que se fue a vivir con su papá a Grecia.

“Lo extrañamos mucho, pero ahora en vacaciones va estar con nosotros y también gracias a Dios él ha estado bien con la ayuda sicológica que ha recibido, eso lo está ayudando a salir adelante. El que tenga que crecer sin mi hija nos parte el alma, pero su papá le está dando mucho amor y cariño que es lo que mi nieto necesita".

Doña Ana asegura que ella y su familia están tratando de aprender a vivir con el dolor de que Angélica no esté, pero hay días en que esa lucha es demasiado difícil.

“Yo le entregué mi hija a Dios y ahora nos toca como padres seguir adelante, pero todo es duro, la muerte de Eva y todas las otras mujeres fueron distintas, pero el final la historia de violencia fue la misma. Cada vez que hay un caso nuevo vuelvo a revivir todo lo que pasamos con mi hija, es como volver a recibir la noticia, recordar todo lo que pasó y llenarme de un dolor, porque nosotros sabemos todo lo que se viene para las familias que tienen que vivir esto tan triste”, aseguró Romero.

Angélica trabajaba con sus papás en un negocio que tiene en Pérez Zeledón.

Abarca deberá enfrentar al tribunal por los delitos de incumplimiento de medidas de protección, hurto y femicidio. Además, la prisión preventiva vence hasta el 29 de enero del 2020.

Ana Ruth Romero Fallas de 29 años. Foto Facebook
Ana Ruth Romero Fallas de 29 años. Foto Facebook