Adrían Galeano Calvo, Alejandra Portuguez Morales.10 octubre
Keilin salió este jueves para participar en un curso de manipulación de alimentos. Foto suministrada por Edgar Chinchilla.
Keilin salió este jueves para participar en un curso de manipulación de alimentos. Foto suministrada por Edgar Chinchilla.

Keilin María Padilla Flores, de 26 años, murió mientras hacia fila afuera del juzgado de Upala, al que fue a firmar unos documentos para ponerle pensión alimentaria al papá de su hijo menor, de 3 años.

La mujer (que tenía también una hija de 5 años) falleció este jueves a la 1:29 de la tarde cuando al guarda de seguridad privada del juzgado se le soltó un tiro accidental que le dio a Keilin al lado derecho del pecho.

Doña Yadira Flores Bustos, tía de la joven, contó que Keilin había salido de la casa, en el barrio La Victoria (San José de Upala) a las 5:40 de la mañana para participar en un curso de manipulación de alimentos en el INA de la localidad que era a las 8 de la mañana.

“Curiosamente ella no quería ir al curso, pero mi hermana (mamá de Keilin) le dijo que se alistara y ella en dos segundos le hizo caso”, recordó la tía.

Agregó doña Yadira que el curso terminaba a la 1 de la tarde y que Keilin les había comentado que quería aprovechar el viaje para pasar al juzgado y firmar unos papeles que necesitaban para la pensión de su hijo más pequeño.

Según la tía, a Keilin la acompañó al juzgado una amiga del curso y ambas hacían fila afuera mientras abrían las puertas.

“Ella vivía pendiente de sus papás y de sus chiquitos”, dijo Yadira Flores, tía de Keilin.

Fue en ese momento cuando se accionó la pistola del guarda, de apellidos Sanarrusia Tijerino y 29 años.

La atención de la Cruz Roja no pudo evitar la muerte. Foto Edgar Chinchilla.
La atención de la Cruz Roja no pudo evitar la muerte. Foto Edgar Chinchilla.

Alexánder Morales, de la central de Cruz Roja, indicó que los paramédicos encontraron a Keilin en condición crítica y la llevaron de emergencia al hospital de Upala.

Pero los esfuerzos de los cruzrojistas no sirvieron de nada y la muchacha falleció cuando apenas estaba ingresando al centro médico.

¿Presintió la muerte?

Doña Yadira piensa que Keilin presentía que algo le iba a pasar este jueves. Para decirlo se apoya en una conversación que tuvo la joven con su mamá la noche del miércoles.

“En broma le dijo a mi hermana: ‘mamá, te voy a regalar estos dos niños’ y ella (la mamá) la vaciló diciendo que ya estaba muy vieja para eso”, recordó doña Yadira.

En medio del dolor que sentía por la muerte de su amada sobrina, doña Yadira recordó a Keilin como alguien muy dulce y humilde que hacía hasta lo imposible para que a sus pequeños nunca les faltara nada.

“Ella era la chineada de la casa por ser la menor de seis hermanos, además era la que ayudaba a la mamá con las labores domésticas”, añadió la tía.

Investigación

En cuanto a Sanarrusia Tijerino, el departamento de prensa de la Corte de Justicia confirmó que el guarda trabaja para la empresa de seguridad privada Secure.

Luego de lo sucedido el guarda fue puesto a las órdenes de la Fiscalía para que diera su versión de los hechos. El Ministerio Público dejó claro que el guarda no se encontraba en condición de detenido.

Los investigadores decomisaron la pistola de Sanarrusia para analizarla.

“El Organismo de Investigación Judicial y la Fiscalía correspondiente asumieron la investigación de estos hechos para determinar la circunstancias en que se activó el arma que portaba un oficial de seguridad privado quien se encontraba en funciones”, añadió el departamento de prensa de la Corte.

Además de lamentar la muerte de Keilin, la Corte indicó que activó el procedimiento para que la familia de la joven sea atendida por la Oficina de Protección de Víctimas y Testigos del Ministerio Público de San Carlos.

*Colaboró en la nota Edgar Chinchilla, corresponsal.