Alejandra Portuguez Morales, Raúl Cascante.9 noviembre

El limonense Wálter Kelly Rojas, de 41 años y sin antecedentes, fue asesinado de varios balazos de una AK-47 en el barrio Atlántida de Limón.

El ataque ocurrió este viernes pasadas las 3 p.m.

Wálter, conocido como “Walta”, era hermano del reconocido narcotraficante del Caribe José Manuel Kelly Rojas, alias Chitá. De acuerdo con las autoridades, Wálter era comerciante, tenía unas cabinas y no le conocían problemas.

Wálter Kelly Rojas, estaba haciendo unos arreglos a una casa en construcción y al parecer los atacantes entraron por la parte trasera. Foto: Raúl Cascante
Wálter Kelly Rojas, estaba haciendo unos arreglos a una casa en construcción y al parecer los atacantes entraron por la parte trasera. Foto: Raúl Cascante

Los investigadores no descartan que Wálter haya sido asesinado en venganza por los problemas del hermano. Trascendió que Wálter estaba haciendo unos arreglos a una casa en construcción y que los atacantes entraron por la parte trasera.

El hombre recibió los tiros en la cabeza, el estómago y las piernas. En el lugar las autoridades encontraron casquillos de AK-47 y calibre 22.

Wálter Kelly Rojas, de 41 años, sin antecedentes, era comerciante. Foto: Cortesía
Wálter Kelly Rojas, de 41 años, sin antecedentes, era comerciante. Foto: Cortesía
Las autoridades afirmaron que el hombre estaba haciendo unos arreglos en la casa cuando le llegaron a disparar. Foto: Raúl Cascante
Las autoridades afirmaron que el hombre estaba haciendo unos arreglos en la casa cuando le llegaron a disparar. Foto: Raúl Cascante
Investigado desde el 2003

Chitá ha estado metido en líos judiciales desde el 2003, en setiembre de aquel año lo condenaron a cinco años cárcel por el robo de ¢9 millones a un mensajero de la Mutual Cartago de Ahorro y Préstamo (Mucap). Ese atraco ocurrió el 18 de abril del 2000 en el centro de Limón y en esa ocasión el hombre aceptó los cargos y se sometió a un proceso abreviado.

En el 2014 volvió a sonar su nombre cuando lo relacionaron con una balacera (en la que quedaron 121 casquillos) contra una casa del barrio Pacuare de Limón. Los ocupantes de la vivienda escaparon de las balas por las ventanas traseras y el techo.

El nombre de Kelly Rojas fue otra vez noticia el 4 de febrero del 2016, cuando Celso Gamboa Sánchez, en aquel momento subjefe de la Fiscalía General de la República, compartió en su cuenta de Twitter la foto de Chitá para pedirle a la población que si lo veía llamara de inmediato al 9-1-1.

El 4 de febrero del 2016, cuando Celso Gamboa Sánchez, era subjefe de la Fiscalía General de la República, compartió en su cuenta de Twitter la foto de Chitá diciendo que lo buscaban. Foto: Archivo LT
El 4 de febrero del 2016, cuando Celso Gamboa Sánchez, era subjefe de la Fiscalía General de la República, compartió en su cuenta de Twitter la foto de Chitá diciendo que lo buscaban. Foto: Archivo LT

Chitá ha sobrevivido a tres balaceras, la más reciente fue el 15 de febrero anterior en esa ocasión le dispararon al menos 80 veces en el cruce entre Beverly y Filadelfia, en Matama de Limón.

En marzo del 2017, la esposa de Chitá, Roschelly Lawson Wright, de 27 años, fue asesinada en un ataque a tiros ocurrido en Dondonia cuando manejaba un carro.

Al parecer, los atacantes pensaban que Chitá iba en el mismo auto. Esa noche también murió David Aragón Fernández, de 26 años, y los hijos de este último, de 4 y 5 años. Para ese entonces enfrentaba un juicio, pero debido a la pérdida de su esposa lo separaron del caso, lo sometieron al programa de protección a víctimas y testigos, el cual no concluyó.

Además, en el primer ataque que sufrió, Chitá perdió una pierna, motivo por el cual usa prótesis.

Michael Soto, actual ministro de Seguridad Pública, dijo en febrero pasado (cuando aún estaba en el OIJ) que desde que mataron a la esposa de Chitá, él ha mantenido un perfil muy bajo.

Chitá, de 33 años, cuenta con un amplio historial delictivo que lo vincula con la operación de bandas dedicadas al narcotráfico en Limón y a los delitos de portación ilegal de arma de fuego permitida y tentativa de homicidio.

Los vecinos de Wálter Alexander Kelly Rojas, de 41 años, salieron espantados al escuchar la ráfaga de balazos. Foto: Raúl Cascante
Los vecinos de Wálter Alexander Kelly Rojas, de 41 años, salieron espantados al escuchar la ráfaga de balazos. Foto: Raúl Cascante