Alejandra Portuguez Morales.22 octubre
Don Luis le estaba haciendo unos arreglos a la buseta cuando le cayó encima. Foto: Cortesía para La Teja
Don Luis le estaba haciendo unos arreglos a la buseta cuando le cayó encima. Foto: Cortesía para La Teja

Luis Francisco Calvo Venegas, de 51 años, lo primero que hizo al despertar el último día de su vida fue compartir el inicio del salmo 23. Así lo demuestran sus publicaciones en Facebook.

“Empiezo mi día con esta oración: El señor es mi pastor, nada me faltará”, publicó en sus redes sociales a las 4 de la madrugada de este jueves.

Además, este transportista tenía como costumbre, al mañanear tempranito, mandar a sus allegados mensajes positivos.

Calvo tenía una buseta con la que jalaba estudiantes y hacía excursiones, pero por culpa de la pandemia su trabajo se vio muy afectado.

Sin embargo, él nunca perdió la costumbre de estar levantado desde las 4 de la madrugada buscando algo qué hacer.

Este jueves, desde las 4:15 a.m. sacó la buseta del parqueo donde la guardaba, cerca de su casa en La Pajarera de la urbanización Manuel Antonio, en San Antonio de Escazú.

Comenzó a hacerle algunos arreglos a la microbús, ya que para estos días tenía que llevarla a Riteve; levantó la microbús y la apoyó sobre unas bases mientras él estaba debajo del automotor haciéndole unos cambios al sistema de frenos, pero desgraciadamente el apoyo cedió y ocurrió la desgracia, al ser aplastado por el vehículo.

Luis Francisco Calvo Venegas, de 51 años, dejó dos hijas, era transportista. Foto: Cortesía Leda Calvo
Luis Francisco Calvo Venegas, de 51 años, dejó dos hijas, era transportista. Foto: Cortesía Leda Calvo

El reporte de este accidente se dio a las 7:25 de la mañana, por medio del Sistema de Emergencias 9-1-1. El cruzrojista Franklin Gómez dijo que Calvo tenía un fuerte golpe en la cabeza, que, al parecer, recibió con la llanta de repuesto. Lo declararon sin vida en el lugar.

Fue necesario un back hoe para levantar la micro y liberar el cuerpo de don Luis.

Muchos vecinos afirmaron era una persona muy colaboradora a pesar de los momentos duros que atravesaba por la falta de trabajo, así como el padecimiento de la diabetes.

Un lugareño le habría advertido, desde el miércoles, que estar debajo de la microbús era muy peligroso, y es que desde ese día él quería arreglar el vehículo; lamentablemente la advertencia no fue escuchada.

Pulseador

Leda Calvo, hermana mayor de Luis, dijo que ellos eran muy unidos y hablaban con mucha frecuencia.

"Mi hermano era muy dedicado a la familia, siempre trató de salir adelante para ofrecerle lo mejor a sus dos hijas y a su esposa, era tan luchador que se levantaba de madrugada para hacer sus rutas, ahora por la pandemia su rol de trabajo cambió, pero nunca su hora de madrugar y buscar qué hacer.

Esta era la microbús con la que trabajaba don Luis, era su chineada. Foto: Tomada de Facebook
Esta era la microbús con la que trabajaba don Luis, era su chineada. Foto: Tomada de Facebook

“Él me comentó que le dio servicio de transporte al equipo que Dimas de Escazú, también a una iglesia y a unos trabajadores de una cafetería, la estaba pasando muy mal, pero aún así estaba lleno de Dios y aunque no ganara nada le gustaba mucho ayudar, era un hombre muy pulseador”, dijo la hermana.

Leda detalló que su hermano tuvo una vida muy complicada, pero siempre tuvo el coraje para enfrentar cada momento.

“Con la ayuda de Dios siempre salió adelante y le tendió la mano a quien más lo necesitara, así era él”.

Mes de dolor

Para Leda octubre es difícil, pues en este mes se cumplen 17 años del fallecimiento de la mamá y cinco años de otra hermana.

"Éramos cuatro hermanos, solo quedamos dos, en este mes vamos a recordar la muerte de tres de nuestros seres queridos.

“Él no se merecía este tipo de muerte porque fue una persona muy buena, nos han llamado varios amigos, personas que lo estimaban porque siempre tuvo buenos consejos para todos” expresó.

Otra vecina de nombre Silvia Acuña también dijo tenerle un gran aprecio.

“Don Luis era un gran ser humano, servicial y cariñoso. Muchos años al servicio de los estudiantes, siempre guardaré un grato recuerdo de él”, dijo Acuña.

Calvo será despedido con una misa en San Miguel de Escazú, pero aún no han definido si será hoy o mañana.

Cuando los rescatistas llegaron ya don Luis había fallecido. Foto: Cortesía para LT
Cuando los rescatistas llegaron ya don Luis había fallecido. Foto: Cortesía para LT