Sucesos

Médicos apadrinan a oficiales y civiles durante allanamientos y operativos

Oficiales y doctores se capacitan en medicina táctica y a largo plazo se espera que muchos policías puedan prepararse para que le hagan frente a emergencias.

Siempre que los oficiales del Ministerio de Seguridad Pública (MSP) afrontan situaciones en las que sus vidas y las de los civiles pueden estar en riesgo, nunca están solos.

Los oficiales cuentan con el apoyo de un grupo de médicos que se encarga de acompañarlos durante los operativos, las manifestaciones, los desalojos y otras situaciones en las que el peligro esté latente.

Un ejemplo de lo anterior ocurrió el pasado 9 de marzo cuando se dieron disturbios con la policía en La Carpio en La Uruca, durante un desalojo de un terreno donde había unas 200 familias que construyeron ranchitos.

Ese día todo marchaba bien, pero cuando el operativo iba terminando varias personas empezaron a tirarles piedras a los oficiales, por lo que estos tuvieron que tirar gas lacrimógeno para repeler el ataque.

Los médicos de la Policía atendieron a cinco oficiales que resultaron heridos, dos de ellos fueron los más afectados, pero la intervención de los doctores en el sitio permitió que las lesiones de los oficiales no se complicarán, también atendieron a algunas personas que se vieron afectadas por los gases.

El doctor Gabriel Carmona, director de Salud Ocupacional del (MSP), nos contó que ellos cuentan con 82 personas en todos los programas policiales, pero reconoció que desde el 2020, debido a la gran cantidad de manifestaciones que se dieron se hizo necesario que un grupo de 22 médicos empezara a dar apoyo a los oficiales en las distintas emergencias que se presentaban en el país.

“Con estas manifestaciones en las que vimos que muchos oficiales resultaron golpeados nos empezamos a organizar, algunos de los médicos se capacitaron en medicina táctica en Chile y otros en Estados Unidos como paramédicos de combate, así que los compañeros se han ido profesionalizando”, dijo Carmona.

Además los “ofis” cuentan con una ambulancia de soporte avanzado en la que andan policías capacitados en primeros auxilios y técnicos en emergencias médicas.

Entre el equipo médico hay enfermeras y doctores que se encuentran en distintas partes del país, lo que más trabajo les da son los operativos de la Policía de Control de Drogas (PCD).

“Por lo menos dos o tres veces por semana vamos a los allanamientos, siempre sabemos unas 24 horas antes que tenemos que salir, pero no sabemos el objetivo por tratarse de una investigación”, dijo Carmona.

El doctor nos contó que en el 2021 el cuerpo médico participó en 115 allanamientos, en ocho operativos de la Fuerza Pública, y que dieron atención a 547 pacientes entre oficiales y civiles.

Entre las labores más importantes de estos ángeles de la policía están atender inmediatamente a los detenidos durante un allanamiento para mitigar el riesgo de contagio del covid al personal policial, por lo que les hacen varias preguntas a los detenidos que les permitan saber si están en riesgo.

Además, les toca estabilizar a los detenidos cuando estos tienen enfermedades crónicas, ya que en algunos casos se les sube el azúcar o la presión. Incluso los familiares sufren crisis nerviosas, y en ocasiones algún oficial resulta herido, por lo que deben estar al pie del cañón.

“En los ingresos de los allanamientos también nos ha tocado atender a embarazadas y niños”, dijo el médico.

Uno de los casos más complicados que han atendido, según el doctor, fueron las manifestaciones del 2020 cuando se dio el cierre de vías en la Interamericana Sur.

“Se dio un aumento de la violencia, hubo gran cantidad de heridos y tuvimos que montarlos en busetas e improvisar una clínica en una delegación porque la situación fue muy tensa”, dijo.

Carmona asegura que también les ha tocado colaborar con otras policías como Migración y destacó que en ciertas manifestaciones se activa todo el grupo médico. Además, durante la emergencia por la pandemia el equipo médico también colaboró con los traslados de pacientes con covid-19 a los diferentes hospitales.

Los oficiales tienen a su alcance servicios de medicina general, trabajo social, enfermería, odontología, fisioterapia, sicología, nutrición, laboratorio, gestión ambiental y salud ocupacional.

Carmona asegura que a largo plazo, ellos quieren que los policías se capaciten más allá de los primeros auxilios, pues los doctores no andan siempre con ellos, por ejemplo cuando tienen que intervenir en una situación de inmediato y sin coordinación previa, como cuando acuden a un caso de violencia doméstica.

“La principal lesión es la hemorragia, y es lo que provoca el 40 por ciento de las muertes, por lo que la atención oportuna es vital”, dijo Carmona.

Algunos oficiales ya se han ido capacitando en la Asociación Costarricense de Medicina Táctica, en la que una vez al año cierta cantidad de oficiales asisten durante cinco días para certificarse.

Silvia Coto

Silvia Coto

Periodista de sucesos y judiciales. Bachiller en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo. Labora en Grupo Nación desde el 2010.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.