Jeffrey Vargas, de 30 años, cumple este martes una semana de desaparecido

Por: Alejandra Portuguez Morales 27 octubre
Ver más!

Jeffrey Alexánder Vargas Ortiz, de 30 años, es un mensajero que cumple este martes 27 de octubre una semana de estar desaparecido.

Su esposa, Mily Henríquez, contó que tienen nueve años de estar casados y están esperando el nacimiento de su primer hijo, por eso la ilusión cada día aumentaba.

Sin embargo, esta alegría se transformó en angustia desde la tarde del martes 20 de octubre, cuando Jeffrey desapareció tras aceptar una ‘chamba’ de mensajería en calle Mesén, en La Unión de Cartago.

Las horas pasaron y nunca regresó a su casa en barrio Nuevo de Curridabat, desde ese momento la familia se puso en alerta, porque saben que él no es de irse así.

“Mi esposo es quien pasa pendiente de sus papás, ellos son adultos mayores, y también de nuestro bebé. Él cada media hora o a lo mucho cada hora estaba llamando a su mamá, le decía ''¿Mima (así le dice a su mamá) ya comió?, ¿quién la está acompañando?'. Él se preocupaba por su familia, le paga a sus papás desde la electricidad hasta la comida, por eso es muy extraño que solo desapareciera”, expresó la esposa, quien ruega por información sobre él.

Mily tiene nueve años de casada con Jeffrey, el matrimonio está en la dulce espera de su primer hijo. Foto: Cortesía de la familia para LT

Agregó que se casaron muy jóvenes y planearon que tendrían un bebé este año, Jeffrey soñaba con un varón y siempre dijo que le pondrían su mismo nombre.

“El domingo, antes que se desapareciera, estábamos en la casa, él hizo un departamento en la parte de arriba y me decía: ‘Vea Mily, aquí vamos a poner la cuna del bebé, vamos a hacer un balcón para que el bebé reciba el sol, haremos la sala con bastante espacio para cuando el bebé nazca'. A él le ilusionaba la llegada de nuestro hijo".

Mily va a cumplir ocho meses de embarazo, el bebito está para que nazca el 12 de diciembre próximo.

“Esto ha sido demasiado desesperante, solo ando con el teléfono a la par por si tengo noticias de él”, comentó.

El OIJ se unió esta lunes en la búsqueda del muchacho que tiene una semana de desaparecido. Foto: Cortesía de la familia para LT
Moto apareció en chatarrera

Lo último que sabe la familia es que Jeffrey almorzó en la casa junto a su mamá y le dijo que le había salido una “chamba” en calle Mesén, con una excompañera de trabajo.

Mily contactó a esta mujer y ella le dijo que él nunca llegó a recoger el pedido que debía entregar.

La familia no ha dejado de buscarlo y este domingo 25 de octubre, un señor que cuida una finca en calle Mesén, llamó para avisar que había encontrado una pieza plástica que parecía de la moto.

Jason Vargas, hermano del desaparecido, de inmediato fue a ver y lo confirmó.

En el río Tiribí encontraron esta bota que es de Jeffrey. Foto: Cortesía Jason Vargas para LT

“Cerca de esa finca pasa el río Tiribí y varias personas fuimos a rastrear y encontramos otras piezas, así como una bota de él y un pedazo de bolso. El finquero nos dijo que un indigente encontró la moto en el río, la sacó y la vendió en una chatarrera que queda cerca”, detalló el hermano.

Le dieron aviso al OIJ y los investigadores decomisaron las dos llantas, el motor con el número de serie limado, la manivela y el asiento. A la familia le llama la atención que tuvieran todas estas piezas y con la serie limada.

“El asiento lo reconocí porque mi hermano y yo lo tapizamos, ellos decomisaron todo, pero mi hermano sigue sin aparecer”, contó el familiar.

Si usted ve a Jeffrey Vargas Ortiz llame al 800-8000-645 del OIJ. Foto: Cortesía Jason Vargas para LT
Lo buscan con dron y volantes

Este lunes, agentes del OIJ llegaron a la finca donde aparecieron algunas de las partes de la moto para buscar con la ayuda de un dron, también colaboraron familiares y amigos de Jeffrey.

“Por mi estado no puedo salir a buscarlo, lo que hago es pegar volantes, enseñarle a la gente la foto de mi esposo, para que me ayuden a encontrarlo”, mencionó la esposa.

Esta familia no ha podido descansar, ellos piden ayuda para encontrarlo, aseguran que a su ser querido no le conocen problemas, pero temen por su vida.

Jeffrey es un muchacho a quien describen como pulseador, siempre pendiente del bienestar de su familia.

“Él no tiene vicios, no tiene problemas con nadie, él es de casa, esto no es normal en él”, concluyó la esposa, quien se escuchaba desesperada, implorando por respuestas.

Si usted lo ha visto o sabe dónde esta llame al 800-8000-645, la línea confidencial del OIJ.