Adrían Galeano Calvo.12 julio
Una oficial detenida como sospechosa de secuestro trabajaba en la delegación de Miramar de Puntarenas. Foto Andrés Garita/Archivo.
Una oficial detenida como sospechosa de secuestro trabajaba en la delegación de Miramar de Puntarenas. Foto Andrés Garita/Archivo.

El Ministerio de Seguridad Pública no lo pensará dos veces para separar en el menor tiempo posible a cualquier policía que esté ligado en algún caso de corrupción.

Así lo indicó Daniel Calderón, director general de la Fuerza Pública, al ser consultado sobre la detención de tres oficiales de Puntarenas vinculados con un secuestro extorsivo e intento de homicidio en contra de un empresario de la zona.

“Nosotros mantenemos la posición que hemos tenido de cero tolerancia hacia los actos de corrupción, siempre respetando el debido proceso y los derechos de los involucrados. Ya hemos separado a oficiales en casos anteriores por hechos muy graves, porque estas situaciones causan daño a la institución y a los mismos compañeros”, destacó.

Más rápido

Calderón explicó que, debido a ese compromiso que tienen de sacar a cualquier corrupto del ministerio, es que han mejorado el tiempo que tarda el proceso administrativo para separarlos de la institución.

“Tuvimos casos en el pasado de personas procesadas que incluso estuvieron vinculadas al ministerio por años mientras duraba el proceso, otros que eran suspendidos con goce de salario por meses, entonces buscamos la forma de solucionar eso”, añadió.

El director de la Fuerza Pública señaló que es doloroso que ocurran estos casos, pero indicó que por lo menos estos sirven para demostrar que hay controles internos que permiten identificar a los uniformados que andan en malos pasos.

“Nosotros tenemos un procedimiento y cuando hay situaciones como estas se dan alertas y eso genera investigaciones con el OIJ, lo que nos permite que estas personas sean identificadas y sacadas en poco tiempo”, finalizó.