Alejandra Portuguez Morales, Rocío Sandí.14 noviembre

Jorgan Jesús Vargas Núñez agarró con toda la ilusión la moto que se había comprado hacía un mes y emprendió el viaje para llegar a su nuevo trabajo; sin embargo, de camino una mala maniobra de un chofer le arrebató la vida.

La tragedia ocurrió este martes al mediodía en Tárcoles de Garabito, Puntarenas, frente al restaurante La Ostra. El motociclista vivía en San Ramón de Alajuela y se dirigía hacia Turrialba, Cartago.

Gustavo Cetrola, de 49 años y de nacionalidad canadiense, es el conductor investigado como sospechoso de provocar el accidente. Cetrola deberá descontar medidas cautelares. Un juez ordenó al canadiense no salir del país, entregar de forma inmediata el pasaporte, presentarse a firmar una vez al mes a la Fiscalía y mantener un domicilio fijo.

Karla Vargas, hermana de Jorgan, contó que antes de salir de la casa, el joven se despidió de la familia y de sus amigos más cercanos porque estaría fuera una semana.

Jorgan había comprado el chuzo de moto hacía un mes. Foto: Cortesía de Karla Vargas.
Jorgan había comprado el chuzo de moto hacía un mes. Foto: Cortesía de Karla Vargas.

“Mi hermano era electricista, trabajó en varias empresas y recientemente estuvo trabajando también en McDonal’s, pero acababa de renunciar porque había conseguido un trabajo mejor en Turrialba.

“Era como en una construcción grande que están haciendo y la idea de él era estar viajando; pensaba quedarse una semana allá, luego venirse una semana para la casa, luego volver a Turrialba y seguir así”, contó la familiar.

Describió a su hermano como un hombre alegre, al que le encantaba cantar y también la música.

Karla dijo que Jorgan decidió bajar hasta Esparza, Puntarenas, y de ahí irse por la ruta 27, porque de camino debía recoger a un amigo que también iba para el mismo trabajo; esta era la primera vez que el electricista pasaba por la carretera Costanera sur.

“Mi hermano estaba muy contento porque hacía tres días le habían dado la placa de la moto, ese día ni durmió porque estaba muy ilusionado. A él le gustaba tanto ese mundo que había hecho un club en el que se reunía con un montón de gente que también amaba las motos, se iban a pasear y siempre se apoyaban en todo.

“No le deseamos el mal a nadie, las familias de esas niñas también están sufriendo y ellas no tienen la culpa de nada”, Karla Vargas, hermana de Jorgan.

“Muchas veces la gente ve a los motociclistas como personas malas, pero en realidad son muy nobles y unidos, los amigos de Jorgan a nosotros nos han apoyado muchísimo en estos momentos tan duros”.

El electricista celebró el lunes pasado el sexto cumpleaños de su hijo. Foto: Cortesía de Karla Vargas.
El electricista celebró el lunes pasado el sexto cumpleaños de su hijo. Foto: Cortesía de Karla Vargas.
Última celebración

Edison Ramos, primo de Jorgan, contó que su ser querido dejó un hijo a quien amaba con todas sus fuerzas. El pequeño cumplió seis añitos el lunes pasado y la familia le estaba organizando una fiestica para el próximo domingo, pero como Jorgan estaría en Turrialba ese día, se lo festejó él solo el propio día del cumple.

“Mi primo se iba una semana, se suponía que regresaba hasta el próximo miércoles, por eso fue que este lunes él le celebró a su hijo el cumpleaños con un queque”, comentó Edison.

La hermana de la víctima contó que ya su sobrino recibió la terrible noticia de la pérdida del papá, una sicóloga intervino y el menor lo tomó con calma.

“Para todos ha sido algo muy duro, nos dimos cuenta del accidente por las redes sociales, publicaron fotos y videos del choque y supimos que se trataba de mi hermano".

Por su parte, Edison dijo que un tatuaje terminó que confirmarles la tragedia.

“Un amigo de la familia fue el primero en llamarnos y nos pedía el número de placa de la moto, porque él decía que vio un video y le parecía a Jorgan”.

“Nosotros luego vimos el video y lo reconocimos por la moto, además vimos un tatuaje que tenía en un brazo, aparte del dolor que sentíamos al ver que no podíamos hacer nada, también nos golpeó escuchar al que graba decir: ‘ese mae esta hasta pálido, ya se murió’, en vez de acercarse y ver si aún tenía signos”, expresó el primo del fallecido.