Silvia Coto.20 noviembre
Aunque la imagen es grotesca la joven la publicó para hacer consciencia. Foto: Debora Martínez
Aunque la imagen es grotesca la joven la publicó para hacer consciencia. Foto: Debora Martínez

Débora Martínez, de 22 años, vivió un momento terrible la mañana de este martes después de que un joven le gritó una vulgaridad, ella le pidió respeto y el hombre sacó una navajilla y le cortó la cara.

La afectada dio a conocer la historia en su Facebook. Ahí contó que eso le pasó en Coronado, cerca del Mas por menos.

La Teja habló con ella y contó que en el momento del ataque pensó en su hijita y hasta en Eva Morera, quien murió asesinada por su pareja en Barva de Heredia.

“Yo andaba caminando por el centro de Coronado, yo no vivo por aquí, pero andaba haciendo un mandado, en la acera contraria venía un muchacho que me hizo un comentario con respecto a mi vagina, yo le dije respéteme, no le gustó lo que yo le dije y se vino y me agarró del cuello, sacó una navajilla de esas que se abren y se cierran (como las que usan los barberos), yo soy alta y macucona y entonces empecé a forcejear con él para tratar de quitármelo”, narró la joven.

Ella luchó para zafarse de los brazos del agresor, por lo que él la cortó en las mejillas. También la aruñó en el cuello.

“Lo más asqueroso fue cuando me dijiste: ‘Ahora sí, vea a ver cuál mae la vuelve a ver así.’ Es que entienda, yo no necesito la aprobación de ningún hombre, me soy suficiente yo misma. Si pensaste que con esto me ibas a hacer quedar como el sexo débil, te aseguro que el débil es otro, tan débil que tu asqueroso machismo y hombría no te permitió resistir a tus impulsos cavernícolas solo por que generaste repulsión y asco en una mujer con tus ‘halagos’ creyéndote muy hombre”, posteó la joven en su Facebook.

Débora dice que después eso corrió hasta el Mas por menos y se metió al baño para tratar de tranquilizarse y cuando se vio tenía un montón de sangre, se empezó a limpiar y a tratar de calmarse. Una tía de ella vive cerca, por lo que la llamó para que le ayudara.

El agresor escapó del lugar al ver que Martínez logró salir corriendo.

22 años tiene la afectada.

“Entiendan hombres, una cosa es el halago que le puedas hacer a una familiar, una amiga o una pareja, con respeto, que le digas: ‘qué linda te ves hoy, qué bello te queda ese vestido, qué lindos ojos tienes’. A que acoses a una desconocida en la calle y le digas cosas vulgares, sexuales y asquerosas acerca de su cuerpo o de su cara.

"Nadie tiene ningún derecho a denigrar a otra persona de esta manera, sea cual sea su género. Hombres y mujeres, NO SE DEJEN, dejen de bajar la cabeza cada vez que una persona intenta faltarles el respeto. Levanten la vista al cielo y exijan el respeto que todo ser humano merece”, publicó la afectada.

Débora cree que si ella no se hubiera defendido, el hombre le hubiera provocado lesiones muy severas en otras partes del cuerpo, más que esa zona por donde caminaba, es bastante sola.

La joven atacada este martes asegura que cuando el hombre la cortó por su mente pasó el sufrimiento que tuvo que vivir Eva Morera. Foto capturada de su Facebook.
La joven atacada este martes asegura que cuando el hombre la cortó por su mente pasó el sufrimiento que tuvo que vivir Eva Morera. Foto capturada de su Facebook.

“La verdad conté lo que me pasó en Facebook con la intención de hacer consciencia, que llegue al corazón, yo viví en Coronado hace años y mis amigas pasan por ese mismo lugar, no quiero que a nadie le suceda algo así, esto es para hacer una advertencia y que también la gente entre en razón. Es increíble cómo está la violencia hacia cualquier persona”, dijo.

Débora aseguró que este mismo jueves presentará la denuncia, asegura que no lo hizo de inmediato pues quería calmarse y estar con su familia. Dice que desde que contó lo sucedido, mucha gente se solidarizó con ella.

“Querido agresor, lo que me hiciste no es nada, lograste hacerme llorar un poco de cólera e ira, pero mis pequeñas heridas son superficiales y sanarán, yo me sigo sintiendo hermosa, pero recuerda, el ser un poco hombre, ignorante y un asco de ser humano, no tiene cura”, concluyó la muchacha.