Alejandra Portuguez Morales, Adrían Galeano Calvo.21 octubre, 2020

Adrián Rodríguez Flores es el primer cruzrojista costarricense que muere por el covid-19.

Rodríguez, de 42 años, falleció este miércoles 21 de octubre, así lo confirmó Jim Batres, de la Dirección Nacional de Gestión de Riesgo y Respuesta a Emergencias de Cruz Roja.

Batres además de lamentar la pérdida, dijo que Rodríguez era voluntario desde hace 25 años y trabajaba para el Comité de Goicoechea.

Adrián Rodríguez Flores, de 42 años, murió consecuencia del virus del COVID-19. Foto: Cortesía para LT
Adrián Rodríguez Flores, de 42 años, murió consecuencia del virus del COVID-19. Foto: Cortesía para LT

Batres explicó que Rodríguez no se contagió trabajando, ya que la familia de la víctima le dijo que, en apariencia, contrajo el virus en otro sitio.

El cruzrojista estuvo en cuidados intensivos del hospital Calderón Guardia y desde el fin de semana anterior su salud se complicó aún más.

Rodríguez, además era el guarda de seguridad del Megasúper de San Antonio de Coronado. Ahí era querido por muchas personas, pues él siempre estaba con el alcohol en gel en la entrada del negocio y regulando la entrada para no saturar.

De luto

Juan Carlos Molina, dueño de Emergencia Vital, dijo que todos los cruzrojistas están de luto por la pérdida de uno de ellos.

“Adrián fue un cruzrojista que durante muchos años dio todo por la institución, desgraciadamente estamos en la primera línea de riesgo ante esa enfermedad y ya le tocó a uno de nosotros y ha sido muy duro.

“Era una persona comprometida con la institución, con sus pacientes, anduvo en el servicio privado y trabajó en varios comités de Cruz Roja, era muy conocido en este ambiente, tenía más de 20 años de servir”, dijo.

Molina recordó que Rodríguez tenía dos semanas de estar luchando contra este virus.

"Fue algo muy rápido, en una semana se complicó”, detalló.

Agregó que Rodríguez trabajó también para los comités de Coronado y Moravia.

“Desgraciadamente fue él, pero pudo ser cualquiera de nosotros”, dijo Juan Carlos Molina, amigo de Adrián Rodríguez.

“Lo que más falta me va a hacer es su carisma, su don de gente, era una persona muy especial, que casi nunca decía que no y eso caracterizaba ese espíritu que tenía como cruzrojista”, concluyó Molina.

En lo que llevamos de pandemia, 1.236 personas perdieron la vida por el virus en el país, el rango de edad de las víctimas mortales es de los 9 años a los 100.