Adrían Galeano Calvo.16 febrero
Salazar, al parecer, se adueñó de una tarjeta de debito de la señora. Foto OIJ.
Salazar, al parecer, se adueñó de una tarjeta de debito de la señora. Foto OIJ.

Una mujer de apellido Salazar, de 56 años, se habría aprovechado de la inocencia y buen corazón de una viejita de 92 años para así robarle más de ¢11 millones de su cuenta bancaria.

Para cometer esta fechoría, la sospechosa habría contado con la ayuda de su pareja, un hombre apellidado López, de 54 años; y la hija de ambos, de apellidos López Salazar, de 34 años.

La Policía Judicial detuvo a la familia la mañana de este martes 16 de febrero en un allanamiento a su casa, ubicada en Calle Blancos de Goicoechea, San José. Los tres serán investigados por el presunto delito de infracción a la Ley de Protección del Adulto Mayor.

“En la casa allanada se decomisaron los teléfonos celulares de los sospechosos, pantallas de televisión que al parecer fueron adquiridas con el dinero sustraído a la ofendida y vestimentas importantes para la investigación.

“También se hallaron papeles a nombre de la víctima e incluso documentos relacionados con su pensión”, detalló la oficina de prensa del OIJ.

López y su esposa habrían buenas pantallas de televisión y ropa carísima con la platica de la señora. Foto OIJ.
López y su esposa habrían buenas pantallas de televisión y ropa carísima con la platica de la señora. Foto OIJ.
Tarjetazos

Los hechos por los que investigan a la familia iniciaron en enero del año pasado, cuando Salazar conoció a la señora de 92 años, esto debido a que la víctima vivía cerca de su trabajo.

“Aparentemente, la sospechosa de 56 años logró entablar una amistad con la señora y ganarse su confianza. Supuestamente la llevaba a una entidad bancaria para que retirara dinero de su cuenta e, incluso, en apariencia, logró que la víctima sacara una tarjeta de débito”, informó el OIJ.

Trascendió que Salazar, al parecer, logró adueñarse de la tarjeta de la señora y, junto a su esposo y su hija, hicieron loco con su platita. La familia habría sacado dinero en diferentes cajeros automáticos en San José.

La Policía Judicial explicó que de enero del 2020 a enero de este año, que fue cuando recibieron información confidencial de lo que estaba ocurriendo, los sospechosos se habrían echado a la bolsa más de ¢11 de millones de la viejita.