Adrían Galeano Calvo.20 noviembre
Urbina, aparentemente, engañó a las muchachas para traerlas de forma ilegal a Costa Rica. Foto Migración.
Urbina, aparentemente, engañó a las muchachas para traerlas de forma ilegal a Costa Rica. Foto Migración.

Una nicaragüense apellidada Urbina Urbina fue detenida por la Policía Profesional de Migración como sospechosa de tratar de prostituir a dos jovencitas de 15 años, a quienes, aparentemente, engañó con la promesa de que las reuniría con el padre de una de ellas.

Este viernes, el Juzgado Penal de Los Chiles, le recetó tres meses de prisión preventiva mientras es investigada por los presuntos delitos de tráfico ilícito de migrantes y trata de personas con fines de explotación sexual.

Las autoridades informaron que la sospechosa fue detenida la tarde de este jueves 19 de noviembre en Los Chiles de Alajuela, pero los hechos por los que es investigada habrían ocurrido el pasado 7 de noviembre, cuando ella y las muchachas ingresaron de forma ilegal al país.

“La imputada había captado a las jovencitas en la localidad de La Trocha, límite entre Costa Rica y Nicaragua, las engañó y trasladó hasta el sector de Los Chiles, donde las alojó en unas cabinas.

“Se sospecha que Urbina contactó a una persona, aún no identificada, y le dijo que, si cancelaba un monto específico, podría mantener relaciones sexuales con las víctimas”, informó el Ministerio Público.

Afortunadamente las quinceañeras se dieron cuenta de las intenciones de Urbina y lograron huir a tiempo para pedir ayuda a unos vecinos, quienes alertaron a los oficiales de Migración.

“Una vez que la Fiscalía conoció el caso, procedió a ordenar la detención de la sospechosa y a coordinar con el Patronato Nacional de la Infancia la custodia de las jóvenes”, añadió la Fiscalía.

La Dirección General de Migración y Extranjería informó que al momento de ser detenida, Urbina se encontraba con una menor de tres años, que en apariencia sería su hija, por lo que la pequeñita también quedó bajo el cuidado del PANI.

De ser declarada culpable por estos hechos, Urbina se expone a una condena que va de los ocho a los 16 años de cárcel.