Alejandra Portuguez Morales.13 abril

Con la cara llena de sangre, tosiendo y muy asustada fue como salió una niña de 7 años del incendio que consumió la cuartería en la que vivía con su mamá, abuela y un hermanito, quienes lamentablemente murieron.

Esta pequeña fue auxiliada por Wendy Umaña, una vecina de La Carpio que asegura que la mamá de la pequeña es una heroína, pues dio la vida para salvarla.

Los bomberos seguirán investigando este domingo qué provocó el incendio. Fotografía Alejandro Gamboa Madrigal
Los bomberos seguirán investigando este domingo qué provocó el incendio. Fotografía Alejandro Gamboa Madrigal

“Agarré a la niña, me la llevé para mi casa, ella estaba muy asustada, tenía la nariz llena de sangre, le limpié la carita, le lavé las piernitas y la cambié, le puse una ropita que mi hija tenía de más y que era más grande. Ella estaba tosiendo mucho, entonces la saqué de la casa esperando que llegara una ambulancia", relató Umaña.

“Antes de sacarla le pregunté cómo se llamaba (lo olvidó), también le pregunté cómo hizo para salir y ella me dijo que su mamá la sacó por un hueco, que la mamá era un poco gruesa y no podía salir. Ella estaba muy asustada, solo preguntaba por su mamá”, relató la vecina.

Agregó que la chiquita estaba muy triste, nunca dejó de preguntar por la mamá, su hermano y abuela, también decía que había perdido toda su ropita y sus juguetes; esto último lo expresaba sin saber que sus seres queridos no salieron nunca de la casa.

La niña fue llevada al Hospital Nacional de Niños y en el cierre de edición las autoridades no habían informado sobre la condición de salud.

En el Hospital México permanecían otras cinco personas internadas que también sobrevivieron a las llamas.

Las latas y las pertenencias de las personas que vivían en la cuartería quedaron destruídas. Fotografía Alejandro Gamboa Madrigal
Las latas y las pertenencias de las personas que vivían en la cuartería quedaron destruídas. Fotografía Alejandro Gamboa Madrigal
Inquilina se salvó

Una de las personas que se salvó fue Raquel Reyes, quien tenía todo listo para mudarse en la cuartería que fue consumida por las llamas.

Reyes dijo que el viernes anterior llevó al cuarto que iba a alquilar parte de sus pertenencias, entre estas su ropa.

“Me iba a pasar a vivir ahí. Soy madre soltera, tengo un niño de tres años, y el espacio que nos iban a dar era perfecto para nosotros", mencionó Reyes.

Agregó que ella tiene tres años de vivir en La Carpio y que se dedica a vender mango con sal para ganarse la vida.