Alejandra Portuguez Morales.21 mayo

Una invitación a cenar por poco le cuesta la vida a un vecino de Turrialba, a quien amenazaron con una pistola para robarle la plata que tenía en el banco y en la casa. Incluso, luego de asaltarlo lo apuñalaron.

Por este hecho, los jueces le metieron una condena de 26 años de cárcel a Vanessa Granados Núñez por los delitos de tentativa de homicidio y robo agravado.

De acuerdo con la oficina de prensa del Ministerio Público, los hechos se remontan al jueves 13 de julio del 2017, cuando Granados le dijo a su víctima que deseaba ir a comer con él, por lo que el caballero aceptó y le dijo que la recogería ese día a las 6:15 p.m., en el parque de La Dominica, en Turrialba.

El ataque fue en Turrialba y los tribunales de la comunidad le metieron 26 años a la mujer. Foto: Rafael Pacheco
El ataque fue en Turrialba y los tribunales de la comunidad le metieron 26 años a la mujer. Foto: Rafael Pacheco

Luego ambos se fueron hasta la casa del hombre en la comunidad de Santa Rosa, estando allí Granados le preguntó si tenía cámaras o alarma, a pesar de esas preguntas el muchacho no vio nada extraño.

Después jalaron al centro de Turrialba para cenar, fue entonces cuando la mujer le avisó a tres hombres que llegaran a la casa del ofendido y esperaran a que regresaran.

Una vez acabada la cena y de vuelta en la vivienda, los tipos atacaron al ofendido a punta de golpes y lo lanzaron al piso.

La Fiscalía asegura que la imputada apuntó con una pistola al hombre, mientras los otros sujetos le exigían que entregara el dinero.

Bajo amenazas, la mujer llevó a su “cita” hasta el cajero automático y lo obligó a retirar $1.000 (¢574 mil al tipo de cambio de ese día), además le quitó unos relojes y un celular. Mientras que en la casa le robaron ₵80.000.

Antes de irse y teniendo todo en su poder, los antisociales se devolvieron a donde estaba la víctima y lo apuñalaron en el tórax.

Los investigadores nunca pudieron identificar a los otros tres individuos que participaron con Granados en el robo y la agresión; sin embargo, confirmaron que era ella la que daba la que dirigía a los otros.

A esta mujer le dictaron la condena el 26 de abril anterior en los Tribunales de Turrialba, pero trascendió hasta este martes. La víctima logró recuperarse de la herida que le provocaron.

La sentenciada tiene 33 años y es madre de dos menores de edad, ella está encerrada en la cárcel Vilma Curling (Buen Pastor) en San Rafael Arriba de Desamparados y actualmente tiene prisión preventiva, mientras la sentencia queda en firme.