Por: Adrían Galeano Calvo.   5 mayo
La mujer, enfurecida, lanzó los alimentos al suelo en La Suiza de Turrialba. Foto: Captura de video.

La mujer de apellidos Ramírez Díaz, que se hizo “famosa” por botar en la calle la comida que le dieron a su hija en el colegio, está metida en una buena bronca, ya que la Fiscalía abrió una causa penal en su contra y hasta le recetó medidas cautelares.

Así lo dio a conocer este martes 5 de mayo el Ministerio Público, explicando que Ramírez figura como sospechosa de los presuntos delitos de hurto, agresión con arma y amenaza a funcionario público.

Si el caso llega a ser elevado a juicio, la mujer se expondría a una condena máxima de hasta 5 años y 6 meses de cárcel, dependiendo de la valoración de los jueces.

Esto se debe a que, según el Código Penal, el delito de hurto simple tiene una pena que va de un mes a 3 años de cárcel; la agresión con arma es castigada de 2 a 6 meses de prisión y la sanción por amenazar a un funcionario público va de un mes a dos años de cárcel.

El Juzgado Penal de Turrialba, como medida cautelar, le prohibió a la mujer molestar, perturbar, intimidar y tener cualquier tipo de contacto con las víctimas y los testigos. Las medidas se mantendrán hasta que termine el proceso.

El caso de Ramírez se dio a conocer el 21 de abril pasado, luego de que en redes sociales circuló un video donde se le observaba botando la comida que le dieron a su hija en el Colegio Técnico Profesional de La Suiza de Turrialba. Sin embargo, los problemas con el personal de la institución al parecer iniciaron meses antes.

Ver más!
Ataque con taza

La Fiscalía explicó que la mujer es investigada por tres hechos. El primero de estos habría ocurrido el año pasado, cuando la orientadora del colegio la llamó para una reunión, pues tenía que conversar con ella varios temas sobre su hija.

“En apariencia, la sospechosa no estuvo de acuerdo con lo que la funcionaria le dijo, por lo que, presuntamente, la imputada tomó una taza y se la lanzó a la ofendida. Posteriormente, al parecer, Ramírez amenazó a la orientadora y se retiró del lugar”, informó la Fiscalía.

Supuesto robo

El segundo problema habría ocurrido en marzo de este año, cuando Ramírez llegó al colegio y se sospecha que hurtó unas bolsas de comida que se encontraban en un carro, las cuales iban ser entregadas a estudiantes.

“Seguido a eso, en abril, la mujer habría llegado al liceo a retirar la comida que correspondía a su hija y, por razones que se investigan, amenazó a la directora de la institución”, añade la Fiscalía.

Luego de que circuló el video, la mujer compartió una grabación en Facebook diciendo que estaba arrepentida y que había botado la comida en un arrebato de cólera, porque, según ella, en el colegio trataban mal a su hija.

La mujer se hizo famosa por la malacrianza. Captura de video.

Añadió que ella no se robó las bolsas de comida, que las tomó para entregarlas a otros padres de familia que estaban esperando afuera de la institución.

No quisieron hablar

La Teja contactó a la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE) y a la Asociación Nacional de Educadores y Educadoras (ANDE) para conocer qué les parecía el caso y si consideraban que era un ejemplo para frenar a los papás que gritan y amenazan a los educadores.

Sin embargo, en ambas entidades dijeron que tenían que analizar el tema con sus juntas directivas antes de responder, y que eso se podía llevar varios días.

Por su parte, el Ministerio de Educación Pública (MEP) dijo que ni ellos ni la directora del colegio de La Suiza se referirían al tema, pues ahora estaba en instancias judiciales.