Alejandra Portuguez Morales.15 julio
Soto hizo el llamado a las munis el sábado pasado. Foto: Rafael Pacheco
Soto hizo el llamado a las munis el sábado pasado. Foto: Rafael Pacheco

La municipalidad de Talamanca le hizo caso al ministro de Seguridad Pública, Michael Soto, para decretar una restricción a la venta de licor y de esta forma frenar las aglomeraciones que se forman afuera de locales como los supermercados y licoreras.

Soto dijo este miércoles 15 de julio que la muni tomó la iniciativa pese a la negativa que expresó la Unión de Gobiernos Locales, la cual señaló que, según la ley, solo se puede aplicar ley seca los días que se celebran actos cívicos, desfiles y otras actividades cantonales.

“Esta municipalidad decretó esta restricción a la venta de licor y si algún ciudadano está disconforme con esto, puede presentar un recurso de Amparo a la Sala y así generamos jurisprudencia sobre esta situación”, dijo el ministro de Seguridad.

“El licor es el común denominador de estas actividades de fiestas en casas, en las calles”, Michael Soto, ministro de Seguridad Pública.

Soto hizo este llamado a todas las municipalidades del país el sábado pasado, destacando que ya era momento de parar la fiesta y que lo mejor para eso era aplicar una ley seca durante esta semana, como una medida más fuerte para tratar de frenar más contagios.

“Lamentablemente, en todas las incursiones que hacemos encontramos ese común denominador (el licor) en las aglomeraciones afuera de las casas, en las alamedas, en las barriadas, afuera de supermercados y en fiestas dentro de casas y fincas”, detalló Soto.

El ministro explicó que estas situaciones se han generado en parte debido al cierre de bares, lo que ha provocado que grupos de personas compren licor para apelotarse afuera del mismo local o en sus casas, irrespetando las burbujas sociales.

“Se siguen portando mal las personas, se siguen teniendo incidentes donde nos golpean a los oficiales. Lamentablemente nos reciben con machetes, a pedradas, nos dañan las unidades, nos quiebran los parabrisas, los oficiales lo único que hacen es cumplir con su deber en un momento muy grave, el interés nuestro es proteger la salud de los ciudadanos”.

Aunque en un principio el Concejo Municipal de la municipalidad de Puriscal también se unió a la ley seca, Iris Arroyo, la alcaldesa, se trajo abajo el acuerdo.