Silvia Coto.16 marzo
Este año se cumplen tres décadas del naufragio. Foto: Archivo LT
Este año se cumplen tres décadas del naufragio. Foto: Archivo LT

William Butler Salazar sobrevivió a un naufragio de 66 días junto a la que era su esposa, la francesa Simonne Butler.

Eso pasó hace 30 años y él asegura hoy que a diario piensa en la Virgen de los Ángeles pues cree que fue ella quien los salvó de la muerte mientras andaban a la deriva.

Este hombre tiene ya 90 años y su aventura quedó plasmada en el libro que escribió y llamó “66 días a la deriva”.

A Bluter lo conocen de cariño como Bill y es cubano pero se nacionalizó estadounidense y nos contó que se quedó viviendo en Puerto Rico, donde les habla de la Negrita a los niños de los centro educativos a los cuales lo invitan.

Tres décadas atrás, “Bill” zarpó con su mujer el 19 de abril de 1989 en un pequeño velero que tenían llamado “Siboney”. Andaban en eso pues toda su vida había sido marinero y quería darle la vuelta al mundo.

La pareja vivía entonces en Estados Unidos y salió rumbo al canal de Panamá para cruzar y tratar de llegar a Hawai, pero los planes cambiaron el 15 de junio cuando en la costa pacífica costarricense un grupo de ballenas atacó la nave en la que iban, le hicieron un hueco y en minutos se hundió.

“Lo único que pudimos hacer fue inflar un bote de plástico que medía unos dos metros, agarrar latas de comida, unas galletas, una máquina de las que convierte el agua salada en agua dulce, una caña de pescar y la radio. En ese momento nos convertimos en náufragos”, recordó Butler.

Bill les cuenta a los niños lo que vivió perdido en el mar. Foto: William Butler
Bill les cuenta a los niños lo que vivió perdido en el mar. Foto: William Butler

Bill siempre ha sido católico pero en aquel momento ni siquiera recordaba del Padre nuestro.

“Una noche encendí el radio y escuché que le estaban rezando a la Virgen de los Ángeles, entonces le dije a mi esposa que le rezáramos a la Negrita porque estábamos cerca de Costa Rica y ella nos podía escuchar mejor que la Virgen de Lourdes, que estaba en Francia y era a la que Simonne le tenía fe”, dijo el hoy pensionado.

“Siento que dejé una parte de mí en Costa Rica, es un lugar que amo”, William Butler, sobreviviente.

La noche del 7 de julio fue cuando, según él, se encontró con la Virgencita con la que había soñado. “Ya no queríamos luchar más, vi una luz muy pura, el cielo estaba más brillante de lo normal, una luz como blanca con forma de mujer se me empezó a acercar, supe que era ella, la Negrita. Tenía algo que le brillaba como el oro entre sus manos, fue algo único, no puedo explicar lo que siento cuando me acuerdo. Fue una paz, algo tan lindo”, cuenta Bill, hoy un feliz abuelo de 14 nietos.

El 19 de agosto de 1989 él y su esposa fueron rescatados por una lancha del Servicio Nacional de Guardacostas cerca de punta Burica y fueron llevados al hospital pues sufrieron de problemas severos de deshidratación.

Siete días después conocieron a la Negrita. “Era ella, la misma que se me apareció en el mar”, dice Bill.

Con 90 años se dedica disfrutar de sus nietos y bisnietos. Foto: William Butler
Con 90 años se dedica disfrutar de sus nietos y bisnietos. Foto: William Butler

En la basílica de Los Ángeles hay varios exvotos del naufragio.

“Después de lo que pasó iba cada cinco años a Costa Rica, y hasta tengo una virgencita en el baño, ya no puedo ir a Costa Rica porque la edad no me lo permite, pero siento que ahí está un pedazo de mi corazón", dijo.

Butler cuenta que el productor Manuel Cotelo tiene listo el guion de la película sobre su aventura en el mar.

“Ya pronto vamos a empezar a rodar, espero que la vida me alcance para verla, se estrena en el 2020″, dijo.

Bill nos contó que Simonne sigue viva. Está en un convento al que entró después del naufragio.