Adrían Galeano Calvo.31 mayo
Por lo general en las nubes piden ¢10 mil a los nuevos ingresos. Foto Archivo.
Por lo general en las nubes piden ¢10 mil a los nuevos ingresos. Foto Archivo.

Aunque ya se ha advertido por todos lados que la llamada nube no es un método de fiar para ganar platica, todavía hay personas que siguen cayendo, lo peor de todo es que ni siquiera las autoridades podrían ayudarles a recuperar el dinero que “invirtieron”.

En la nube le ofrecen a las personas altas ganancias a cambio de una moderada suma de plata, pero también deben reclutar a otras personas para que así se siga generando dinero. Por lo general se piden ¢10 mil bajo la promesa de que en uno o dos días el socio recibirá ¢80 mil a cambio.

El problema de este sistema viene cuando ya no hay más personas que se unan, lo que causa que la pirámide se quiebre y los miembros más recientes no reciban la plata que les prometieron ni la que entregaron para ingresar.

Alfonso Ruiz, abogado penalista, indicó que evidentemente esta situación se trata de una estafa, que realmente no es nada novedosa, pues ya ha sido denunciada como tal en otros países.

“Si uno analiza las características de la actividad se denota que es un fraude, estamos clarísimos en eso, desde el punto de vista del proceso yo veo muy pocos elementos para poder proceder, no solo por la dificultad de la prueba sino que también por el monto”, dijo Alfonso Ruíz, abogado.

Por tratarse de un delito, el abogado explicó que la víctima sí puede interponer una denuncia penal por estafa ante el OIJ o el Ministerio Público; sin embargo, indicó que es muy poco probable que esta prospere.

“El tema es si la denuncia puede prosperar o no, hay varias circunstancias. Una es el monto, que por ser tan bajo probablemente el Ministerio Público lo podría archivar por ser una bagatela (algo de poca importancia), un caso de muy poca monta”, explicó.

Es usual encontrar publicaciones como estas en redes sociales. Foto Archivo.
Es usual encontrar publicaciones como estas en redes sociales. Foto Archivo.
¿Contra quién?

Ruiz comentó que otra circunstancia que haría que la denuncia “muera” en poco tiempo es que la víctima no va a saber contra quién interponer su demanda, pues no es tan simple como acusar al que lo invitó a unirse con la promesa de obtener platica sin mayor esfuerzo.

“¿A quién vas a denunciar? No es al dueño de la nube como tal, más bien sería contra el ‘creador’ de este sistema, porque uno podría decir que va a denunciar al que lo invitó a la nube, pero resulta ser que esa gente también termina siendo una víctima más”, detalló.

Otra situación que complica el tema de la denuncia es que la víctima difícilmente puede decir que no sabía que la nube era un estafa, esto debido a que ahora sobran las advertencias para que nadie caiga a manos de este “negociazo”.