Alejandra Portuguez Morales.11 abril

Una nicaragüense de 17 años, quien está embarazada, entró de manera irregular a suelo tico y no fue devuelta a su país debido a que presentó síntomas del COVID-19.

El ministro de Seguridad, Michael Soto, confirmó esta situación que ocurrió en Upala, zona norte del país. Agregó que la muchacha está a punto de dar a luz.

Ella tenía fiebre alta, congestión nasal, dificultad para respirar y tos.

Una ambulancia al parecer la llevó hasta el hospital de Upala en donde deberán descartar si tiene o no COVID-19. Foto: Achivo / Con fines ilustrativos
Una ambulancia al parecer la llevó hasta el hospital de Upala en donde deberán descartar si tiene o no COVID-19. Foto: Achivo / Con fines ilustrativos

Al parecer, la muchacha vive en Costa Rica, pero estuvo en Nicaragua. De hecho, tiene hermanos que son costarricenses, ella y su mamá son nicaragüenses.

En apariencia, ella ingresó a Costa Rica desde hace cuatro días; sin embargo, esta información no ha sido confirmada.

Además, trascendió que a ella la llevaron en una ambulancia hasta el hospital de Upala, Alajuela.

El ministro de Seguridad explicó que nadie, en los 309 kilómetros de frontera, la dejó entrar, la detectaron cuando ya estaba en suelo nacional.

“Nadie la dejó entrar, se detectó adentro. Normalmente en estos casos se procede a expulsar de inmediato, pero en vista de que es una menor de edad en estado de embarazo, y que venía con fiebre, se traslada al hospital con todas las previsiones del caso. Nadie la dejó entrar, son 309 kilómetros de frontera, es como ir de aquí (San José) a Liberia en línea recta, para que se hagan una idea”, aseguró el ministro Soto.

De momento Upala no registra ningún caso por Covid-19 según los datos del Ministerio de Salud.