Adrían Galeano Calvo.19 mayo
Muchas veces los casos son cerrados por una mala investigación o falta de pruebas. Foto Archivo.
Muchas veces los casos son cerrados por una mala investigación o falta de pruebas. Foto Archivo.

Los casos de menores de edad agredidos que fueron archivados por una mala investigación o por falta de pruebas serían desempolvados por la nueva Fiscalía Adjunta de Atención de Hechos de Violencia en perjuicio de niñas, niños y adolescentes.

Esta fiscalía, la cual empezó a funcionar el lunes 18 de mayo, tendrá entre sus funciones revisar todos los casos de este tipo y determinar cuáles fueron cerrados con un motivo válido y cuáles no.

Así lo explicó la fiscal adjunta Rocío de la O, quien señaló que este nuevo despacho también revisará los casos que estén activos para dar apoyo a los fiscales de todos los puntos del país.

“Si es un caso que todavía no ha prescrito o que vemos que fue archivado por una situación de mal abordaje, nosotros vamos a intervenir para efectos de ver si se puede reabrir el caso, y si no es posible, al menos, coordinar con los entes competentes para que ellos le den seguimiento a nivel preventivo”, explicó la fiscal.

De la O destacó que se trata de un trabajo muy grande, por eso es que van paso a paso, por lo que actualmente estaban trabajando en los lineamientos que se deberán seguir en todas las fiscalías para atender estos casos.

Esta nueva fiscalía atenderá todos los casos que tengan que ver homicidios de menores, agresiones físicas, sicológicas y maltratos. Los casos por delitos sexuales contra menores seguirán siendo llevados por la Fiscalía Adjunta de Género.
Mejorar

La fiscal dijo que no solo revisarán los casos cerrados para ver cuáles pueden ser reabiertos, también lo harán para buscar nuevas formas de atender estas situaciones, las cuales suelen ser muy complicadas por el temor que sienten las víctimas.

“Muchas veces son archivados porque los agresores son los propios familiares y los menores tienen el derecho de abstenerse (no declarar), entonces nosotros tenemos que innovar, mejorar los métodos de investigación, para ver de qué manera encontramos otras pruebas para acreditar ese hecho de violencia”, detalló de la O.

Para esta nueva fiscalía la ayuda de la ciudadanía será vital, porque hay muchos casos cerrados en los que los menores siguen siendo víctimas de agresión.

“Queremos hacer conciencia a la población para que denuncien, si conocen de alguna situación que ya se había denunciado y que fue archivada, va a ser un gran aporte para esta fiscalía que ellos nos den la información para darle seguimiento”, añadió de la O

Según el Ministerio Público, para el año 2014 se tenían poco más de 600 casos en perjuicio de menores de edad, cifra que aumentó hasta los 1.800 casos para finales del 2019.