Alejandra Portuguez Morales.8 febrero

Nueve personas, al parecer todos familiares, vivieron una noche de aventura, horror y hambre al naufragar en las aguas del Pacífico norte del país.

Ellas salieron en una embarcación desde playas del Coco, en Sardinal de Carrillo, en Guanacaste, pero cuando estaban mar adentro el viento y el fuerte oleaje provocó que todos quedaran a un lado de la embarcación y en seguida esta volcó.

Las nueve personas, cuyas identidades no se supieron, se mantuvieron unidas y nadaron hasta el lugar más cercano, que era la isla Cabeza de Mono, estando allí, con susto, frío y hasta hambre, vieron como la embarcación en la que antes habían estado se hundió con todo, incluido los celulares, por lo que no había forma de pedir ayuda.

Esta situación ocurrió este domingo 7 de febrero, pero fue hasta este lunes en la mañana que las autoridades se enteraron de lo que sucedió.

Por lo que la noche del domingo y madrugada del lunes fue una de las más feas, esperando por ayuda.

A las 6 a. m. del lunes otra embarcación pasó cerca y las víctimas pidieron ayuda; los tripulantes de este otro barco alertaron al 911 y a Guardacostas.

Las nueve personas al parecer eran familia, vivieron un milagro al hundirse la embarcación en la que iban. Foto: MSP
Las nueve personas al parecer eran familia, vivieron un milagro al hundirse la embarcación en la que iban. Foto: MSP

Los rescatados son dos mujeres de 26 y 25 años y siete hombres, entre ellos un menor de 11 años, los demás de 27, 31, 32, 35, 35 y 42 años, todos costarricenses.

Todos fueron atendidos por la Cruz Roja. Guardacostas continúa con maniobras para sacar la embarcación hundida.

Por lo general, en los tres primeros meses del año hay mucho viento, por lo que las autoridades piden tener precaución si se sale a pescar, a ejercitarse o a hacer mandados en moto o en carro, por la caída de árboles.