Al nutricionista lo acusaban de intentar matar a su mamá y de golpear al papá con un bate

Por: Alejandra Portuguez Morales 18 julio

El conocido nutricionista Óscar Rojas resultó absuelto de los delitos de daños, resistencia, tentativa de homicidio calificado, agresión con arma e incumplimiento de medidas.

Así se lo indicaron los jueces de la sala número 1, del Tribunal Penal de San José, este jueves 16 de julio a las 2:30 p.m. al terminar el juicio en su contra.

Rojas habló este viernes con La Teja y dijo que comenzó una nueva vida en la que no quiere más problemas y asegura estar lleno de ilusiones, como convertirse en papá.

Fue enfático en que para él sus papás, Óscar Rojas y Sonia Chacón, están muertos. Dice que fue muy doloroso que lo hayan mandado a la cárcel por delitos que no cometió.

El Ministerio Público comenzó una investigación contra el nutricionista luego de que los papás lo denunciaran por haberlos agredido el 19 de febrero del 2018, en la casa de ellos, en San Francisco de Dos Ríos.

La Fiscalía decía que él habría agarrado a la mamá del cuello para tratar de matarla y después le habría pegado al papá con un bate.

Para el nutricionista Óscar Rojas su esposa Fabiola Alvarado y sus suegros han sido su sostén. Foto: Cortesía Óscar Rojas
Pleito por plata, perro y carro

Rojas le dijo a La Teja que el problema familiar comenzó luego de que él no les siguiera dando la misma cantidad de dinero a sus papás y entonces ellos le pidieron sacar algunas pertenencias que él tenía en la casa.

“Hace poco menos de tres años fui a la casa de mis papás y tuvimos un disgusto entre padre e hijo a nivel monetario porque no les estaba dando el dinero que ellos querían que les diera por el estatus económico que manejo.

“Después de eso no tuvimos una buena relación, les hice saber que me iba a casar con quien hoy es mi esposa, Fabiola Alvarado, y tampoco les dio mucha gracia puesto, sabían que al casarme no les daría el millón o dos millones de colones que les regalaba al mes”, sostuvo.

“Se molestaron cuando llegué a la casa de ellos, me dijeron que ‘sacara todas las cochinadas que tenía’, que no querían saber nada de mí y que si no les voy a seguir dando plata que me largara, me ofendieron y todo. Recogí un bull dog inglés y un pick up que les había prestado y me dijeron que no me los podía llevar, entonces les dije: ‘un momento, si quieren llamamos a la policía porque son mis cosas'”, afirmó Rojas.

Las autoridades llegaron, pero Rojas asegura que nunca atentó contra la vida de sus papás.

El perrito y el pick up se quedaron con los papás, pero fueron recuperados al tiempo por Rojas.

Óscar Rojas luego pudo recuperar su perrito de nombre Coco. Foto: Cortesía Óscar Rojas

Durante el juicio, que se inició de forma privada el 18 de junio y terminó este 17 de julio luego de varios atrasos, los papás de Rojas llegaron a declarar, pero luego se abstuvieron al reconocer que habían exagerado; así lo dijo Rojas.

Ante esta situación la Fiscalía Adjunta de Asuntos de Género les pidió a los jueces una pena de cuatro meses de prisión contra Rojas por los delitos de daños y resistencia.

También pidió que lo absolvieran de los cargos de tentativa de homicidio calificado y agresión con arma porque en el juicio no encontraron pruebas suficientes para acusarlo.

No obstante, los jueces, lo absolvieron de todos los delitos.

“Le doy gracias a Dios por la esposa que puso a mi lado, fue mi bastón para no caer en estos casi tres años, y a mis suegros que cumplieron un papel de padre y madre, como nunca antes lo había experimentado”, dijo Óscar Rojas.
“Mi hermana mayor les metió cuento”

Para Rojas, la responsable de todo este problema fue su hermana mayor, a quien identificó como Laura Rojas.

“Creo que ella fue la que manipuló a mis papás para este problema, que terminó hasta en los medios. Ella me había mandado un mensaje por audio en el que me incitaba a suicidarme y decía que si no tenía las agallas, ella podía inyectarme para matarme porque nadie me quería”, mencionó.

El "doctor" Óscar Rojas es un nutricionista del país que asegura que su vida comenzó este viernes 17 de julio al salir inocente de cinco delitos. Foto: Archivo GN

Rojas estuvo dos meses en la cárcel como medida cautelar en este proceso y asegura que el tiempo preso fue lo peor que vivió.

Señaló que durante este tiempo sus papás nunca lo visitaron ni le llevaron siquiera un poco de arroz cocinado.

“Que un padre y una madre te envíen por mentira dos meses y medio a la cárcel si nunca en mi vida había tenido un problema policial es triste, conocer la cárcel no se lo deseo a nadie. Fui agredido y fui un blanco para sacarnos plata porque llamaban a mi esposa”, afirmó.

Dijo que después de toda esta situación él podría demandar por las injurias que sufrió, pero que no lo hará porque no quiere más problemas alrededor y porque no le gustan las reuniones con abogados por temas penales.