Por: Adrían Galeano Calvo.  Hace 3 días
Los oficiales fueron detenidos por agentes de la Sección de Delitos Varios del OIJ. Fotos OIJ
Los oficiales fueron detenidos por agentes de la Sección de Delitos Varios del OIJ. Fotos OIJ

Ocho oficiales de la Fuerza Pública pertenecientes a unidades especiales fueron detenidos por agentes del OIJ como sospechosos de cometer allanamientos ilegales y abusos de autoridad mientras estaban en el cumplimiento de sus funciones.

La detención de los uniformados se dio a eso de las 7:20 a.m. de este jueves en el edificio central del Ministerio de Seguridad, donde los oficiales fueron citados para que llegaran con ropa normal y no con uniforme.

Entre los detenidos se encuentran el jefe y el oficial superior de la Unidad de Intervención Policial (UIP), de apellidos Anchía Céspedes y Aponte Quirós, quienes figuran como sospechosos de abuso de autoridad, allanamiento ilegal e incumplimiento de deberes.

A ellos dos se suma el comandante de la Unidad Especializada de Seguridad y Protección, de apellidos Monestel Navarro; y cinco oficiales de la unidad “Lince” apellidados Cortés Matarrita, Acuña Carvajal, Mantus Reyes, Cascante Amador y Rodríguez Guzmán.

Daniel Calderón, director de la Fuerza Pública, explicó que las capturas se hicieron tras recibir una solicitud del OIJ por una investigación que vienen efectuando tras varias denuncias en contra de los oficiales.

“Es una solicitud que nos hace OIJ para ubicar a ocho funcionarios de Fuerza Pública que estarían vinculados con algunos delitos. Son hechos que ocurrieron durante actuaciones de servicio, por eso ya se pusieron a disposición de la autoridad judicial”, mencionó Calderón.

Los policías fueron llamados a las oficinas del Ministerio de Seguridad y ahí les cayeron. Fotos OIJ
Los policías fueron llamados a las oficinas del Ministerio de Seguridad y ahí les cayeron. Fotos OIJ
Linces frenados

De acuerdo con la investigación que efectúa la Fiscalía del I Circuito Judicial de San Jose, la primer presunta irregularidad de los detenidos ocurrió la noche del jueves 11 de mayo del 2017, en Torremolinos de Desamparados, cuando en apariencia los Linces se metieron a dos casas, en una de ellas forzando el cerrojo, para luego poner pecho a tierra a los ofendidos y registrar la vivienda de arriba a abajo.

El segundo hecho que es investigado sucedió el domingo 8 de octubre del 2017 en la ciudadela 25 de julio en Hatillo, cuando en apariencia los uniformados se metieron sin permiso o motivo a varias casas para registrarlas.

“Asimismo, se cree que cuando no había personas en las casas o nadie abría la puerta, forzaron los accesos utilizando herramientas; ese día (8 de octubre de 2017), aparentemente, también se llevaron detenidas a cuatro personas, a quienes se sospecha que agredieron”, dijo la Fiscalía.

El Ministerio Público dijo que solicitará que se les suspenda del cargo.