Edgar Chinchilla.28 agosto
Marin es dueño de una soda y también se dedicaba a cambiar córdobas por colones. Foto Edgar Chinchilla
Marin es dueño de una soda y también se dedicaba a cambiar córdobas por colones. Foto Edgar Chinchilla

La Policía Judicial está buscando hasta por debajo de las piedras al comerciante Jorge Alfredo Marín Enríquez, de 28 años, a quien se lo tragó la tierra.

El hombre, quien es vecino de Santa Rosa de Pocosol de San Carlos, zona norte, desapareció misteriosamente desde el lunes 26 de agosto.

Marín es conocido por ser el dueño de una soda ubicada en la terminal de buses en Santa Rosa de Pocosol, además trabaja como cambista de dinero, principalmente cambiando córdobas por colones a los trabajadores de las fincas piñeras de la zona.

De acuerdo con una fuente policial, el comerciante fue visto por última vez el pasado lunes a eso de las 3 de la tarde, cuando salió de su soda.

Al parecer, diez minutos después, un allegado de Marín vio cuando dos hombres obligaron a su amigo a subirse a un carro, sin embargo, el OIJ no ha confirmado esta versión.

Luego de escuchar esta posibilidad, los familiares del comerciante empezaron a llamarlo a su celular, pero el teléfono habría sido apagado.

La angustia aumentó cuando se dieron cuenta de que Marín dejó la soda abierta de par en par, además de que su moto todavía estaba al frente del local y con las llaves pegadas.

Desde el lunes los familiares iniciaron una campaña en redes sociales para intentar dar con su ser querido, sin embargo, hasta el momento nadie tiene pista alguna sobre él.

La tarde de este martes los allegados del comerciante presentaron una denuncia por su desaparición ante el OIJ de San Carlos.

Algunos amigos de Marín explicaron que por su trabajo siempre andaba con grandes cantidades de dinero, por lo que no descartan que esta situación pueda estar vinculada con su extraña desaparición.