Adrían Galeano Calvo.25 mayo, 2018
Los tres hombres murieron como producto de una balacera dentro del local. Fotografía José Cordero
Los tres hombres murieron como producto de una balacera dentro del local. Fotografía José Cordero

El OIJ ya tiene en la mira a uno de los cinco sujetos que habrían participado en el triple homicidio ocurrido la madrugada de este jueves, dentro del restaurante Churrasquería La Geroka, en Santiago de San Ramón, en Alajuela.

Aunque desde el mismo día de los hechos la Policía Judicial tenía muy claro que se trataba de cinco maleantes, aún no tenían el nombre de ninguno; sin embargo, este viernes se dio a conocer que uno de los asesinos sería un extranjero.

Así lo explicó Geovanny Rodríguez, subdirector interino de la Policía Judicial, quien indicó que se trata de un colombiano que es conocido en Moncho por el alias de “Pana”; sin embargo, su nombre real aún es un misterio.

Buscan pistas.

Rodríguez señaló que este jueves realizaron dos allanamientos, uno en la casa de uno de los fallecidosm de apellido Robles Del Castillo, en Esquipulas de Palmares, y el otro en la casa del cafetero.

“Ayer se realizaron un par de allanamientos, uno en la casa de una de las víctimas donde se logró incautar munición, un arma de fuego y un teléfono satelital. En la casa del sospechoso, en Magallanes de San Ramón, se logró decomisar ocho mil dólares y millón y medio de colones en efectivo, así como otros indicios”, añadió.

En cuanto al móvil del triple homicidio, Rodríguez dijo que manejan dos versiones, una que señala que la bronca se dio por un típico pleito de bar y otra que indica que en apariencia los sujetos se conocían y tenían problemas personales.

Las víctimas fueron identificadas como Jimmy Vargas Méndez, Darwin Josué Navarro Chacón, alias “Gato” y Jorge Robles del Castillo, alias “Pícoro”.

En el hecho también resultó herido un amigo de los fallecidos de apellido Salazar Salazar, de 32 años, quien permanece hospitalizado en condición delicada.

Allegados de Salazar y de “Pícoro” afirmaron que ellos se dedicaban a prestar plata. Asimismo, los lugareños les detallaron a las autoridades que los cuatro hombres sembraban el terror en el cantón al cobrar la plata que no les pagaban a tiempo.

Según el OIJ, todos los hombres asesinados contaban con antecedentes por delitos como robo y portación ilegal de arma permitida, mientras que Salazar presenta antecedentes por narcotráfico.