Carlos Láscarez S..3 octubre

El expresidente Óscar Arias Sánchez reaccionó este jueves a la resolución de un juez que lo exoneró por prescripción de la causa que se le seguía por el caso Crucitas.

Según el exmandatario, de 79 años, el propósito de este proceso fue manchar su honor y aseguró que nunca ha engañado ni mentido.

“No le temía a la justicia. Espero que acá termine esta saga de la Fiscalía. Puse todo en manos de Dios. He sido inocente y ha sido un escarnio lo que me ha sucedido.

“Me pusieron los decretos en el escritorio y los firmé. Uno espera que hayan sido examinados y con el visto bueno del ministro. Desde el primer día dije que me sometería a la justicia” dijo Arias en su casa en Rohrmoser, San José.

El expresidente asegura que puso todo el proceso en manos de Dios. Foto: José Cordero
El expresidente asegura que puso todo el proceso en manos de Dios. Foto: José Cordero

El expresidente responde de esta manera a la resolución que trascendió este jueves por la mañana, dictada por el juez penal de Hacienda Félix Castellón.

Este último resolvió que la causa por dos presuntos delitos de prevaricato (cuando una autoridad dicta una resolución sabiendo que es contraria a la ley) en contra del expresidente Arias está prescrita. Según su consideración, el plazo para llevar este caso a juicio venció desde el 14 de diciembre del 2016.

A Arias se le señalaba por haber firmado el decreto que declaró de interés público y conveniencia nacional la minería de oro a cielo abierto en Crucitas de Cutris, San Carlos.

Esta decisión se da luego de que el pasado 16 de setiembre se realizara una audiencia preliminar porque en mayo el Tribunal Penal de Hacienda aceptó una apelación de la Fiscalía, en la cual se pedía anular el sobreseimiento definitivo dictado a favor del exmandatario en febrero del 2019.