Silvia Coto.13 mayo
Si el youtuber no paga los milloncitos la deuda podría acompañarlo por 10 años. Foto: Archivo
Si el youtuber no paga los milloncitos la deuda podría acompañarlo por 10 años. Foto: Archivo

El Tribunal Penal de Puntarenas, sede de Quepos, le dio quince días de tiempo al “youtuber” que le hizo una broma a una doctora de la CCSS para pagarle ¢50 millones de acción civil, sin embargo, esa deuda podría acompañar al joven por 10 años.

Es muy común que cuando una persona va a juicio y provoca un daño además del delito, reciba no solo una pena de cárcel, sino también una condena por daños --que se estima en dinero-- y que beneficia al afectado.

En La Teja les contamos este miércoles que un “youtuber” fue condenado a dos años de prisión, a pagar una millonada y a ofrecerle disculpas a una doctora por una “gracia” que hizo para ganar algunos “likes” para su canal de Youtube y para Facebook.

William Acosta Cubero, de 26 años, quien tenía el canal de Youtube Willy TV, fue sentenciado el 29 de abril por el delito de captación indebida de manifestaciones verbales.

El caso ocurrió en Quepos el 13 de setiembre del 2006, cuando Acosta fue a una cita al Hospital Max Terán Valls para pedir 1000 condones. A la doctora que lo atendió le dijo que su novia era ninfómana (adicta al sexo), pero se trataba de una mentira. Era nada más para subir la “broma” a su canal.

Sin permiso

Acosta no le pidió permiso a la doctora para grabarla y ella luego lo denunció cuando conoció la verdad.

La profesional lo atendió con respeto y así quedó probado en el juicio del cual Acosta salió condenado. No fue preso, pero debe mantener buena conducta.

En la sentencia 16-000548-0457-PE, de la cual La Teja tiene copia, se lee: “Se declara con lugar la acción civil resarcitoria, interpuesta por la señora XXXX (nombre de la doctora) en contra de Acosta, debiendo pagarse por concepto de daño moral la suma de cincuenta millones de colones, más los intereses de ley a partir de la firmeza de esta resolución, fijándose tasa de interés la vigente en el Banco Central de nuestro país.

“El pago deberá hacerse efectivo 15 días hábiles siguientes después de la firmeza de este fallo, caso contrario el interesado deberá acudir a la vía civil a realizar los reclamos que considere oportunos”.

Consultamos a la abogada penalista Yorleny Clarke cómo es el proceso para que el “youtuber” pague los ¢50 millones.

Clarke nos explicó que en el mejor de los casos, si Acosta tiene esa plata solamente hace el pago, pero si no lo tiene y la doctora no la recibe en el plazo fijado, ella (como afectada) solamente debe presentarse ante un Tribunal de Primera Instancia Civil para que este proceda a realizar el cobro, que es la situación más común.

“Si una persona no tiene nada se vuelve casi imposible cobrar. Lo primero es ver qué se le puede embargar, si tiene salario, si tiene bienes muebles o inmuebles y cuentas bancarias. Es igual que un proceso de cobro, entonces va depender de lo que esa persona pueda tener”, explicó.

Aseguró la abogada que a veces se complica recibir el pago, pero para mala suerte del sentenciado al estar el proceso en la vía civil hay hasta 10 años para exigir el pago.

Si no lo hace ahora, pero más adelante se logra determinar que le está entrando plata o se compró algo, lo hacen cobrado.

“Lo más recomendable es esperar a que se pueda embargar algo”, dijo Clarke.

En el caso de los menores de edad, si en algún caso los condenan a pagar el daño civil la responsabilidad puede caer sobre los padres o algún tutor.

La abogada Yorleny Clarke asegura que lo primero que se hace para cobrar los daños es tratar de embargar alguito. Foto: S.Coto
La abogada Yorleny Clarke asegura que lo primero que se hace para cobrar los daños es tratar de embargar alguito. Foto: S.Coto

“La única forma en la que no se tocan los bienes de la familia de un menor de edad es que estén en patrimonio familiar, eso sí, hay varias excepciones en la Ley Penal Juvenil, según las edades”, añadió.

La pena que pagó Acosta más rápido fue la de ofrecerles una disculpa a la doctora y a su hijo. Lo hizo en la lectura de la sentencia, frente a las personas que se encontraban en la sala.

Acosta, que ya no se ve en las redes sociales, no puede molestar, amedrentar, ni agredir de ninguna forma a la doctora, tampoco puede acercarse a ella a una distancia menor a los 200 metros, tampoco puede hacer ningún tipo de comentario a manera personal, ni por redes sociales por un plazo de tres años.

Después de unos “likes” llegaron muchos “dislikes”.