Rocío Sandí.19 febrero

A Carlos Caicedo le indigna que al asesino de su hija Carla Stefaniak lo condenaran solo a 16 años de cárcel y pide a las autoridades judiciales que analicen el caso.

Dice que esperaba una sentencia de al menos 30 años porque ve el crimen como un homicidio calificado en el que hubo alevosía y no como un homicidio simple, como lo calificaron los jueces.

Carlos Caicedo se siente indignado por la pena que le impusieron al asesino de su hija. Foto: Rocío Sandí.
Carlos Caicedo se siente indignado por la pena que le impusieron al asesino de su hija. Foto: Rocío Sandí.

Este miércoles en la oficina de su abogado, Joseph Rivera, en Los Yoses, el venezolano se desahogó, dos días después de que el guarda Bismarck Martínez fuera condenado por el Tribunal Penal de Pavas.

“¡Qué poco vale la vida de una mujer indefensa en Costa Rica!, dieciséis años nada más, no lo puedo creer”, dijo.

El papá llamó deficientes a los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), a los funcionarios de la Fiscalía y hasta al tribunal que llevó el juicio.

Entre las quejas de Caicedo están que las autoridades no lograran comprobar el móvil del asesinato.

“El móvil de ese crimen fue el intento de violación, la gente en la calle me lo dice, el pueblo de Costa Rica también enjuició a Bismark, los únicos que pueden pensar que no fue un intento de violación son el OIJ y la Fiscalía”, expresó.

Esta foto fue tomada el día de la fiesta de quinceaños de Stefaniak. Foto: Cortesía de Joseph Rivera.
Esta foto fue tomada el día de la fiesta de quinceaños de Stefaniak. Foto: Cortesía de Joseph Rivera.

Otra de las molestias que expresó fue que el tribunal estimó el daño moral por la muerte de Carla en ¢30 millones, monto que para él es muy bajo, ya que su hija estaba en plena edad productiva y era quien veía económicamente por él.

“¿Cómo se las arreglarán esos jueces con los papás de ellos?, ¿los abandonan?, porque hay que ponerse en los zapatos de los demás. Yo imagino que ustedes están pendientes de sus padres, de que no les falte la comidita, sus remedios”, expresó.

El peor cumpleaños

Caicedo celebró su cumpleaños 65 el 10 de febrero en medio del juicio por la muerte de su muchacha.

Contó este miércoles que además de la tristeza que significa estar alejado de su familia, el encontrarse en el país donde mataron a su hija le quitó cualquier intención de celebrar.

Don Carlos asegura que mucha de la ropa y prendas que tiene se las regaló Carla

“La mayoría de las prendas que tengo me las regaló mi hija Carla... Para muestra un botón (enseña la camisa y el saco que anda puestos), esto no se vende en Venezuela. Esa era ella, siempre pensaba para mis padres lo mejor”, afirmó.

El señor regresará este viernes a su natal Venezuela y dice que volvería a Costa Rica solo en caso de ser necesario ya que, además de la difícil situación económica que enfrenta, le duele estar en la tierra donde su hija fue asesinada.

Josepth Rivera dijo que están a la espera de la notificación de la sentencia, que sería en unas dos semanas, para luego apelar.

El abogado aseguró que cuando tengan el documento lo van a analizar para planear una estrategia que les permita pelear por un mejor resultado.

Carla (izquierda)tenía desde pequeña una actitud de liderazgo en su familia. Foto: Cortesía de Joseph Rivera.
Carla (izquierda)tenía desde pequeña una actitud de liderazgo en su familia. Foto: Cortesía de Joseph Rivera.
Crimen

Carla era una agente de seguros de Florida y escogió Costa Rica para celebrar su cumpleaños 36 (que era el 28 de noviembre del 2018).

Viajó a nuestro país con su cuñada April, pero la última noche la pasó sola en el hotel Villas Le Mas, en calle Hoja Blanca de San Rafael de Escazú.

Carla desapareció la noche del 27 de noviembre del 2018 y nunca más se le vio con vida. Su cadáver fue hallado el 3 de diciembre de ese mismo año por perros adiestrados. Estaba a unos 80 metros de la villa que había ocupado.

El hombre condenado por su muerte trabajaba como guarda en el hotel Villas Le Mas.

65 años cumplió don Carlos la semana pasada