Por: Alejandra Portuguez Morales.   1 abril

Los papás del bebito Ángel Aarón Aguilar Barboza necesitan ayuda para visitar diariamente a su bebé que está internado en el Hospital de Niños.

Este pequeñito de 2 años, oriundo de Cartago, sobrevivió a una fuerte intoxicación después de que inocentemente tomara potasa, ha resistido a siete operaciones debido a que este químico le destruyó todos los tejidos y el esófago.

De momento, la única manera en que se puede alimentar es vía sonda.

El pequeño estaba internado en el hospital Max Peralta de Cartago desde noviembre, pero se puso malito en febrero pasado, luego de contagiarse de una bacteria en la sangre y otra en el intestino, por lo que lo pasaron al Hospital de Niños para que reciba una atención especializada.

Los únicos que pueden estar con el pequeñito son su mamá, Diana Barboza, y su papá, Alberto Aguilar.

Don Alberto nos contó que este miércoles al bebé le harán una prueba importante en la que le darán líquido por la boca para ver si todavía tiene alguna fuga.

“Confiamos en Dios para que esa abertura que le provocó el químico se le haya cerrado porque esto evitaría otra operación”, explicó el papá.

Don Alberto se dedica a animar y cantar en eventos, pero desde hace cinco meses ha tenido que dejar a un lado el trabajo para enfrentar el proceso junto a su hijo menor y esposa.

“Lo alarmante es cómo afrontar este duro momento sin trabajo, no tengo eventos en los cuales trabajar y diariamente estamos pagando doce mil colones entre pasajes de los buses y la alimentación, es difícil, queremos estar al lado del bebé. Somos vecinos de Cervantes de Cartago, antes era más cómodo ir al hospital de Cartago, pero ahora es más caro tener que viajar hasta San José.

“Además, con esta situación del COVID-19 ha sido más duro porque no tenemos donde quedarnos ni tampoco pagar para dormir en algún sitio”, aseguró angustiado.

Todavía no se sabe cuánto tiempo más va a estar internado el bebé, por lo que estos papitos necesitan que las personas les ayuden. Comentó que a pesar del dolor que saben que siente su hijito, este pequeño ha demostrado ser un guerrero, se pone a jugar y hasta pinta libros desde la camilla.

Para el 15 de marzo habían preparado una actividad en un bar en Cartago para recaudar fondos, no obstante la suspendieron acatando las recomendaciones del Ministerio de Salud ante la emergencia del coronavirus.

Ángel Aarón Aguilar Barboza ha sido un guerrero al soportar siete operaciones. Foto: Cortesía y autorizada por Alberto Aguilar

“Nosotros somos muy creyentes en Dios, tanto mi esposa como yo, hemos afrontado esto con mucha fe y confianza, tenemos la plena confianza en él, agradecemos a las personas de buen corazón que nos ayudan”.

“Sé que este momento la situación es más difícil, nosotros no tenemos como recompensar a todos los que de muchas maneras nos han ayudado y nos siguen apoyando para estar al lado de nuestro bebé, algunos quizás no nos pueden ayudar económicamente, pero sí rezar por la salud de mi hijo y la de muchos niños que luchan por vivir”, mencionó este papá.

Cualquier colón es de gran ayuda para estos padres, usted les puede depositar a la cuenta del Banco Nacional CR 200-01-095-025531-5, a nombre de Alberto Aguilar Casasola.

En el Hospital de Niños dijeron que iban a valorar si los papás de Ángel Aarón Aguilar aplicaban para algún tipo de ayuda para que sigan pendiente de su pequeño.

Ángel Aarón Aguilar Barboza, de 2 años sobrevivió luego de tomar potasa. Su papá Alberto Aguilar necesita recaudar fondos para ayudarse con las necesidades de la familia. Foto: Cortesía Alberto Aguilar
Emergencia cuando se pasaban de casa

Esta lamentable emergencia ocurrió cuando la familia se estaba pasando de casa, el 10 de noviembre, desde entonces el pequeño ha estado internado.

“Al bebé nunca lo descuidamos, ese día estábamos bajando y acomodando nuestras pertenencias, vimos a Ángel Aarón correr hacia al baño, luego en cuestión de un segundo escuchamos un grito y vimos que había tomado algo de una botella que llamaba la atención, no era de un refresco, pero parecía eso. Nosotros no sabíamos que eso (potasa) estaba ahí, apenas nos veníamos pasando a esa nueva casa”, contó.

Este padre dice que ha visto de todo en el hospital y por eso le pide a los adultos no perder de vista ni un segundo a los pequeñitos en el hogar, concluyó diciendo que para un padre es doloroso ver el sufrimiento de un hijo y sentirse impotente para salvarlo.

Las autoridades le piden a los adultos no utilizar envases de refrescos para echar químicos pues los niños creen que se trata del refresco tradicional. Foto: Archivo LT