Alejandra Portuguez Morales.20 noviembre

Revisar un celular les permitió a los investigadores del OIJ descubrir la crueldad que dos mujeres y un hombre hacían con sus propios hijos, con edades entre los 10 y 15 años.

En el teléfono había videos donde los salvajes tatas mantenían relaciones sexuales entre ellos y luego con los menores de edad. Las autoridades detuvieron a las tres enfermazos la mañana de este martes.

Las mujeres son de apellidos Vega, de 39 años, y Salazar de 45, esta última con antecedentes por daños; el hombre es de apellido Bustos, de 45 años, con antecedentes por difusión de pornografía infantil, hurto agravado, conducción temeraria, falsificación y, además, sobre él pesaba una orden de captura por abuso sexual contra mayor de edad.

La captura de los degenerados la hizo la Sección Delitos Informáticos con colaboración de investigadores de otras oficinas del OIJ. A los detenidos se les investiga por violación, abuso sexual contra menor de edad y fabricación y producción de pornografía infantil.

La oficina de prensa del Ministerio Público dijo que el caso lo lleva la fiscalía Adjunta de Asuntos de Género, quienes confirmaron que estos abusos ocurrieron entre el 2013 y el 2014, momento en el cual las víctimas tenían, aproximadamente, 10, 14 y 15 años. Los abusados fueron un varón (hijo del sospechoso) y dos jovencitas.

¿Cómo los descubrió el OIJ?

Las autoridades destaparon los abusos gracias a que en el 2016 allanaron la casa de Bustos y le decomisaron el celular y otras evidencias. En octubre del 2017 todo esto fue enviado a análisis forense y encontraron los videos.

En los aparatos había fotos y videos del sospechoso y las dos mujeres teniendo relaciones sexuales con los menores.

Las autoridades tuvieron que realizar otras investigaciones y seguimientos para identificar plenamente a las mujeres que salían en las grabaciones, luego descubrieron que los menores que salían en las imágenes eran sus propios hijos.

Erick Lewis, jefe de la Sección de Delitos Informáticos, afirmó que al parecer las dos mujeres entre sí no se conocían y el contacto era por medio de Bustos.

“Posiblemente es un contacto con el sospechoso de forma independiente”, expresó el investigador.

Ante esta situación, este martes a las 6 a. m. los investigadores capturaron a los adultos en Barreal de Heredia, donde detuvieron a la mujer de apellido Vega. En La Aurora de Heredia le allanaron la casa al hombre y lo detuvieron en Pavas, donde trabaja. La otra sospechosa fue arrestada en Tambor de Alajuela.

En el operativo se decomisaron teléfonos celulares, cámaras para foto y video, entre otros aparatos electrónicos.

En la oficina de prensa del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) confirmaron que una de las menores se encuentra bajo el cuidado de la institución.