Adrían Galeano Calvo.15 junio
El joven falleció dentro de la casa en la que vivía con sus papás en Las Vueltas de La Guácima. Fotos: Francisco Barrantes
El joven falleció dentro de la casa en la que vivía con sus papás en Las Vueltas de La Guácima. Fotos: Francisco Barrantes

Una ama de casa de apellidos González Vado, de 47 años, y un peón apellidado Centeno Mercado, de 36, fueron castigados con 20 años de cárcel cada uno por abandonar y dejar morir a su hijo de 16 años, que padecía parálisis cerebral infantil.

La sentencia fue dictada la mañana de este lunes 15 de junio por los jueces del Tribunal Penal de Alajuela, quienes encontraron a la pareja culpable por un delito de homicidio calificado por omisión, es decir, por no darle al joven los cuidados que él necesitaba.

El juicio contra los desalmados inició el lunes 8 de junio anterior y fue llevado por la Fiscalía Adjunta de Alajuela en conjunto con la nueva Fiscalía Adjunta de Atención de Hechos de Violencia en perjuicio de Niñas, Niños y Adolescentes.

Los hechos por los cuales González y Centeno fueron condenados ocurrieron el 25 de mayo del 2019 dentro de su casa en Las Vueltas de La Guácima, Alajuela, cuando llamaron al 9-1-1 para informar de la muerte del muchacho, quien en ese momento tan solo pesaba 11 kilogramos.

“Según la pieza acusatoria, la víctima no podía realizar actividades por sí solo y los imputados omitieron algunas de sus responsabilidades como padres; incluso, la Fiscalía demostró que dejaron de cuidar al joven”, informó el Ministerio Público.

Además de la parálisis cerebral, el muchacho también presentaba otros padecimientos médicos como microcefalia y sufría de constantes ataques de eplilepsia.

La pareja también tiene otros tres hijos de 12, 14 y 17 años, quienes desde la detención de sus padres están bajo la custodia del Patronato Nacional de la Infancia (Pani).