Silvia Coto.11 enero
Román Arrieta está descontando una pena de siete años por el mismo caso. Foto: Rafael Pacheco
Román Arrieta está descontando una pena de siete años por el mismo caso. Foto: Rafael Pacheco

Una pareja fue condenada a 15 años de prisión, cada uno, al ser encontrada culpable por el delito de tráfico internacional de drogas, ellos eran cómplices del exportero de San Carlos Román Arrieta.

La sentencia fue dictada por el Tribunal Penal de San Carlos, la mujer de apellidos Castro Morales y el hombre de apellidos Salazar Salas fueron detenidos el 18 de abril del 2017 en una empacadora de piña en San Isidro de Peñas Blancas, San Ramón, donde se ubicó más de una tonelada de cocaína.

“La droga se encontraba empacada dentro de cajas plásticas utilizadas generalmente para almacenar herramientas y equipo de trabajo, asimismo, se logró ubicar paquetes de estupefacientes en otros espacios del inmueble allanado”, informó el Ministerio Público en un comunicado de prensa.

Por este mismo caso, el pasado 31 de octubre Arrieta aceptó haber incurrido en el delito de tráfico internacional de drogas, él fue arrestado el 12 de abril del año pasado.

El deportista fue condenado a siete años de prisión al someterse a un proceso abreviado. Al aceptar que cometió el delito, el portero recibió el beneficio de una pena menor a la establecida en el Código Penal, que castiga esa conducta con prisión de ocho a 15 años.

La droga fue encontrada en unos allanamientos a una empacadora de piña.Foto: Edgar Chinchilla
La droga fue encontrada en unos allanamientos a una empacadora de piña.Foto: Edgar Chinchilla

La investigación logró establecer el vinculo entre Salazar y Castro con Arrieta, gracias a que el celular del jugador de fútbol fue encontrado en la empacadora cuando se detuvo a la pareja.

Se presume que ese día, 18 de abril del 2017, Arrieta se encontraba en el lugar, pero huyó al detectar la presencia de las autoridades. En la huida dejó el aparato celular.

“Además de esta causa, que se desarrolló dentro del expediente 17-000205-0799-PE, la pareja es investigada por el presunto delito de legitimación de capitales en una causa aparte, la cual se encuentra dentro de la etapa preparatoria”, informó el Ministerio Público.

La pareja tenía en su casa en efectivo ¢51 millones, $22.900 y 4.000 euros.