Sucesos

(Video) Narcobanda no sabía en qué gastar: tenía más de ¢1500 millones en efectivo

Compraron un motel en Alajuela valorado en $8 millones y hasta pagaron una parte en efectivo

Una banda dedicada al tráfico de drogas y al crimen organizado llegó a su fin este martes con golpes policiales en cuatro provincias.

Los sospechosos manejaban tal cantidad de plata que ya no sabían ni qué comprar para lavarla, es decir, hacerla parecer legítima.

Ya habían comprado bienes cuyo valor supera los $20 millones. Tenían propiedades en Escazú, Santa Bárbara de Heredia y Limón, entre las que había fincones, casas enormes, apartamentos en torres y condominios.

Lo que habían hecho fue invertir en propiedades, bienes muebles e inmuebles.

“Los hemos cuantificado registralmente en aproximadamente 6 billones de colones, pero de acuerdo con el valor de mercado que han considerado nuestros peritos, puede superar la cifra de veinte millones de dólares”, el director del OIJ, Walter Espinoza.

Hasta las 3:50 de la tarde de este martes, los agentes a cargo de los operativos habían encontrado --en efectivo-- ¢390.422.990 millones y $1.811.856, para un total de ¢1.513.773.710.

Ese montón de plata estaba empacado para ver qué uso le daban y se hallaba escondida en un apartamento en Escazú y en el compartimento secreto de una microbús.

El OIJ informó que hicieron 40 allanamientos, desde las 4 de la mañana, en San José, Limón, Heredia y Alajuela.

La idea era dar con 24 sospechosos de los delitos de infracción a la Ley de Psicotrópicos, Legitimación de Capitales y delitos conexos. Un miembro de la banda, de apellidos Cartín Herrera y 65 años, falleció hace un par de semanas. Al parecer fue por covid-19.

Espinoza explicó que la banda estaba liderada por un hombre de apellidos James Wilson y de 48 años; era apoyado por su mano derecha, un sujeto de apellido Cartín Ceba y 43 años.

Los otros detenidos son seis mujeres de apellidos Zúñiga Araya (40 años), Gutiérrez Agüero (39), Canda Domínguez (31), Aguilar Ulloa (52), Guadamuz Herrera (42), Mora Núñez (55); los hombres son de apellidos Cartín Ramírez (31), Soto Rivera (53), Picado Marín (49), Picado Mora (24), Vega Quirós (50), Chacón Bonilla (54), Gutiérrez Gutiérrez (37), Wein Calvin (48), Molina Fonseca (25), Bejarano Benavides (29), Praslin Guevara (31), Marín Madrigal (62), Marín Delgado (31), Alfaro Pérez (42), Alfaro Alfaro (76) y Chávez Alfaro (34).

“Entre los sospechosos se encuentran cuatro sujetos relacionados al OIJ, dos ya están fuera de la institución, en algún momento habrían sido agentes de investigación en San José; otros dos todavía son personas activas en la institución, uno con un proceso de revocatoria de nombramiento que se encuentra en trámite y el otro plenamente activo. A estos sujetos también se les están allanando sus viviendas”, informó el OIJ.

Las investigaciones para llegar hasta la banda empezaron en el 2018

“El grupo criminal habría logrado desarrollar su empresa delictiva gracias a que, en apariencia, manejaba el (negocio) ilícito de manera directa en cada uno de los pasos, desde la adquisición de la droga con los productores en Colombia hasta la coordinación del grupo logístico y de legitimación de capitales en Costa Rica, así como sus socios en Europa, eso aumentaba sus ganancias”, dijo Espinoza.

A la banda le acreditan tres decomisos de droga en Europa: en febrero de 2020 uno en Marsella, Francia, de 3,3 toneladas de cocaína; en junio de 2020 otro en Valencia, España, de 1860 kilos de cocaína y en enero del 2021, se dio con un semisumergible en el océano Pacífico Oriental por parte de Guardacostas de los Estados Unidos. Esa vez incautaron 1560 kilogramos de cocaína.

En Costa Rica los vinculan con decomisos ocurridos en febrero 2020, cuando se incautaron 181 paquetes en Limón; en octubre de 2020 se realizó un decomiso en Escazú de 10 paquetes de cocaína y en marzo de este año se logró dar en Limón de 3466 kilogramos de cocaína.

Con el dinero que los sospechosos lograron legitimar compraron un motel en Alajuela valorado en $8 millones que, según las investigaciones, fue comprado con una gran parte en efectivo. Además al motel le metían constantemente plata para tratar de gastar y gastar el dinero que iban recibiendo, gastaban en lujos en decoración, en los jacuzzis y en las camas.

Durante los operativos encontraron gimnasios en las viviendas, perros de raza, vacas, ovejas. También hallaron armas.

El OIJ informó que los sospechosos tienen por lo menos 40 propiedades y 40 carros de estos hasta la tarde de el martes habían incautado 14, uno de esos, el que usaba el líder valorado en $384 mil. La Policía Judicial detalló que ese carro no había sido localizado y que no podía dar mayores detalles.

Espinoza aseguró que la investigación es de alto impacto por los vínculos hacia el extranjero y por lo que hacía la banda en el país.

“Esta es una verdadera empresa criminal, porque se encargaba de la logística de todo”, dijo el director del OIJ.

Los sospechosos estaban involucrados con una empresa constructora y una de cultivo de arroz que les ayudaba a lavar la plata. Tenía gran cantidad de testaferros, gente que prestaba su nombre para ocultar bienes.

Silvia Coto

Periodista de sucesos y judiciales. Bachiller en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo. Labora en Grupo Nación desde el 2010.